lunes, 18 de julio de 2016

¡Ni los de blanco se fían de ellos!

Camposanto


Este alcalde, dijo el señor Pacheco, no dejará tirado a nadie


¡Bien dicho, alcalde! 

Claro que una vez muertos y enterrados, no sé si se van a preocupar mucho por como los dejes. 
Aclaremos la cuestión, el contexto en el que soltó la frase del señor alcalde fue tras conocer la sentencia sobre los cementerios capitalinos y las adjudicaciones municipales. 

Son sorprendentes los técnicos y abogaos que tiene el ayuntamiento. 
No parece que den una, y como ellos no pagan. 
historia la hereda el señor Pacheco, justo es reconocerlo así, pero será él el que tendrá que darle una solución a la última morada de los vecinos almeriense. 

Lo que no parece de recibo es que los tenga todas los días en vilo, en esta su postrera residencia, a los pobres difuntos y difuntas. 
Ellos se merecen una cierta tranquilidad, la que se ha dado en llamar “la paz de los cementerios”, y que en Almería no les llega como es debido. 

No es justo que estos ciudadanos tengan sus nichos, sus últimas casas en el limbo legal, por culpa de los responsables municipales. 
No es de recibo que no sepan quién les tiene que cuidar el jardín, las flores y demás ornamentos. 
Y no están por la labor de seguir aguantando. 

Ya se oye un runruneo en las oscuras noches almerienses en protesta por el trato que reciben. 
No crean que se sienten tranquilos cuando el nieto de Monterreal les ha dicho “que no va a dejar tirado a nadie”. 

Están muertos, es cierto, pero no son tontos. 
Y saben que si estos políticos poco se preocuparon de ellos cuando estaban vivos, como para hacerlo ahora que están muertos. 
Si hace falta los desahucian, con lo que son estos padres de la patria, más bien padrastros.


Pues que sepa el señor alcalde y sus acolitillos que están muy enfadados, diría que bastante cabreados; en las últimas reuniones se han oído voces altas y duras contra ellos, y algunos, siempre están los más lanzados y valientes, andan preparando manifestaciones nocturnas en las casas y habitaciones de los responsables.

Les pueden hacer pasar más de una y más de dos malas noches como se empeñen. 
Que se anden con tino los peperos capitalinos que estos no tienen nada que perder, no necesitan subvenciones con las que pagar parrandas y no los van a comprar con tapitas, copas de vino y cenas vip en el Gitano. 

Sólo tienen que ver cómo se las gastan los caballeros de blanco en la serie Juego de Tronos. 
Van a adjudicar de nuevo el servicio. ¡Bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario