martes, 26 de julio de 2016

Las lejanas mangueras de los bomberos

Bomberos


Las mangueras de Poniente se hicieron presentes en un pleno de diputación


Ya me temía yo que tendría que volver a escribir sobre bomberos, sus mangueras y los políticos que nos rigen en diputación. 
Que los de Poniente hicieron campaña política con sus mangueras durante las pasadas elecciones es algo indudable, no lo niega ni el gato, pero estaban en su derecho a hacerlo, así que no se quejen.

 Lo sorprendente es que a la hora de analizar la situación en el pleno de diputación los políticos, santos ellos, se dedican a preocuparse por la situación de las mangueras, los trabajadores que las portan y la labor por ellos realizada. 
Si algo tiene gravedad de todo lo manifestado por los portantes de las mangueras fue el tiempo que se tarde en que esas mangueras del poniente lleguen a pueblos del medio y alto Andarax y la Alpujarra almeriense. 
Lo lejos que están las mangueras de los ciudadanos.

Y de eso nuestros padres de la patria provincial poco o nada dijeron. 
A ellos parece importarles un higo (me gustan más las brevas ¡qué ricas las primeras del año!) lo que les pueda pasar a los vecinos de Bentarique, Canjáyar o Padules ante un incendio. 

Y me parece grave, gravísimo diría, que se discuta un puesto más o menos de trabajo, un metro más o menos de manguera (que hay que tratarlos) y no se hable seriamente del abandono en que la diputación y los veintisiete que se sientan en el pleno y que de ella cobran tienen a los pequeños y lejanos pueblos de los grandes centros provinciales y de las mangueras de los bomberos.

No tenemos dinero para bomberos, nos dirán, pero andamos vendiendo un gran festival de cine pagado por la diputación. 
¿Eso es o no es quitarle un dinero que debe ser invertido en los pueblos? 
Entiendo a Ribera cuando dice que hay cerrar las diputaciones, cosa con la que no estoy de acuerdo, pero es que son ellos, los diputados, los que se pegan tiros en los pies con sus estúpidos desencuentros, sus asesores muy bien pagados y sus gastos suntuarios en actos que no son de su competencia. 

La credibilidad de sus señorías, por muy bien que nos la quieren vender, está como la bolsa en estas fechas, por los suelos. 
La bolsa subirá, ya lo verán, ellos no, ellos se mantendrán en sus trece, defenderán sus muy particulares e intereses postulados y seguirán dando la espalda a los verdaderos problemas que debería abordar la institución provincia.
Los del Pp a montar saraos, pero los de la oposición por el mismo camino van, y así les va a nuestros pueblos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario