viernes, 22 de julio de 2016

La Ual y su puesto entre las mil mejores

Ual


La universidad de Almería entre las mil mejores del mundo.


Debe estar muy feliz don Carmelo, la universidad en la que manda está en el puesto novecientos cincuenta entre las mil mejores de la estratosfera. 
Sería mucho peor no aparecer, no creen. 
Así que el rector de la magnífica debe estar satisfecho. 

No sé si contento, pero ese es otro cantar. 
A don Carmelo le podemos culpar de que no ha abierto las puertas de la Ual como de él se esperaba, cierta transparencia de la institución que era necesaria y que no se ha visto, por lo menos en las calles de la ciudad, pero no lleva en el rectorado el tiempo suficiente como para que cargue con ese puesto entre las mil mejores universidades del orbe. 
Justo es reconocerlo. 

Lo que parece evidente es que los actuales responsables tienen que hacer una pensada ante la situación dada a conocer. 
Cierto que la primera universidad española anda por el puesto doscientos, con lo que lo de la tormenta de ideas la tienen que practicar todos y cada uno de los responsables de las universidades de nuestro país.

 Parece evidente que algo no funciona como debiera en el sector de la enseñanza superior, cuando nuestro modelo recibe tal varapalo.

Siempre se ha defendido la labor que tiene por delante la Ual en el futuro de las nuevas generaciones de almerienses. 
Pero cuando aparecen datos como el conocido, algo nos tendría que explicar don Carmelo, no creen. 

Ellos tienen el encargo de preparar a nuestros jóvenes y el dato (somos la 950 entre las 1000 del mundo mundial) no ofrece demasiada confianza a la sociedad almeriense. 
Es de suponer que el puesto conseguido por la Ual tiene que tener alguna respuesta por parte del rectorado y es la que está esperando la sociedad.


Quizás no habría venido mal algún curso de verano en el que se hubiera tratado el tema de la universidad en España y de paso una reflexión sobre el puesto conseguido por la de Almería. 
Una autocrítica ante la sociedad dentro de un curso, ya que la sociedad la paga, no le vendría mal al sector universitario. 

Y si no tiene culpa el profesorado que nos lo explique con algo más de detalle. 
Lo mismo estamos poniendo el acento dentro de la Ual, cuando la culpa es de la falta de recursos que pone la política a disposición de ellos. 

Que nos cuenten lo que crean oportuno, pero que no escondan la cabeza debajo del ala, que es lo que parece están haciendo en estos momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario