viernes, 29 de julio de 2016

De 118 a los almerienses nos tocan 3. Susana, Susana

Justicia


Columna denuncia que Almería recibe 3 de los 118 funcionarios de la junta


Lo niega la delegada de la junta. 
No son tres los que se incorporan asegura, ya había otros doce trabajando en los juzgados almerienses. 
Me cuesta creer que se ha equivocado el juez Columna al hacer su denuncia ante la sociedad almeriense.

 Conociendo las formas y maneras de trabajar de los políticos, estoy por asegurar que doña Gracia nos está jugando con alguna carta marcada en la bocamanga o con las medias verdades a que nos tienen tan acostumbrados. 

Aceptando los doce añadidos, como pulpo compañero de piso, tenemos quince trabajadores más en los juzgados de nuestra provincia. 
¿Son suficientes? 
Para nada, te dicen en fuentes cercanas a la ciega justicia. 

Aunque si fuera una realidad lo de los doce trabajadores más los tres últimos censados sería un cierto alivio para esos ciudadanos que están esperando años y años que les llegue su sentencia.

La sentencia de doña Agueda Cayuela, ex-alcaldesa socialista de Uleila del Campo ha llegado unos cuantos años tarde. 
Explique a su compañera de partido, doña Gracia, lo de los tres o los doce trabajadores. 
Venga, no se corte.

A la señora Cayuela se le montó una moción de censura que tres años más tarde (tres años más tarde, leen bien) dice la justicia que fue ilegal. 
¡A buenas horas togas verdes! 

Dos años después de aquella moción se celebraron elecciones municipales, por lo que el resultado de la misma ya no tenía la importancia vital que hubiera tenido tres o seis meses después de la misma. 
Estudiar una moción de censura de un municipio como Uleila de Campo no le debe llevar a un juez tres años, entiende uno, claro que si no hay funcionarios ¿qué se puede hacer? 
Ajos y agua. Pues eso Agueda.

Tres o doce funcionarios más sigue siendo un número que no viene a solucionar el problema al que nos enfrentamos los ciudadanos cuando en manos de la justicia anda una parte de nuestro futuro. 

El caso Poniente lo veremos algún día, seguro, algún día, pero no sabe cuándo. 
El Costurero anda en estos días cortando jaretas en sus contenidos, el de las facturas de diputación debe andar buscando otras facturas que cubran las primeras, el de los cheques de medio ambiente está a punto de caer y así un largo etc., no sigo, sería largo y farragoso contar y leer.

Lo que más sorprende de nuestra ciega justicia es que las investigaciones o los juicios que tienen nombres de políticos en sus informes duermen en Almería durante muchos años el sueño de los ¿justos? 
¿Qué estarán esperando? 
No piense mal, puñetas es que no hay funcionarios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario