martes, 21 de junio de 2016

...Y sin autocares

Podemos


Pablo Iglesias deja fuera del Cervantes a cientos de almerienses y sin autocares



En las pasadas europeas muchos almerienses votamos a Podemos con la esperanza de que los dos grandes partidos se dieran cuenta de que así no podían seguir. 
Aquel voto a Podemos era una patada en el culo a los grandes. 

Ha pasado más de un año y Pp y Psoe siguen igual, sin bajarse del carro de la autocomplacencia; claro que Podemos no ha mejorado aquella ilusión, más bien al contrario, juegan con la ambigüedad, se cambian de camisa, se ponen o se quitan la corbata cuando les interesa, defienden a España depende de la comunidad donde se encuentren. 

Los morados dejaron en la calle a cientos de almerienses sin corbata, pero si se fijan en las imágenes, no era gente en exclusión o de barrios marginales la que estuvo cerca y quería escuchar a Pablo, eran ciudadanos de la llamada clase media. 

Hombres y mujeres, con trabajo o sin él, que creen en el populismo que nos vende Iglesias. 
Hombres y mujeres que se han sentido defraudados ante la “mangancia” de los grandes en Valencia, Madrid, Sevilla, Barcelona y en casi todos y cada uno de los puntos donde Psoe y Pp han estado gobernando y que miran a Podemos como única regeneración por la izquierda.

No parece que los Monedero, Rejón y cía puedan, tras lo que se ha ido conociendo de sus transacciones económicas que sean la receta que necesitamos los ciudadanos. 
Claro que si seguimos mirando en las aceras de siempre, el derrumbe moral se nos viene encima. 

Y llegamos al viejo refranero: 
“Más vale malo conocido que bueno por conocer”. 
No me gusta el refrán, y miren que tengo en valor las ocurrencias populares. 

Pero, ¿y si tiene razón? 
Y si por salir de Málaga nos metemos en malagón. 

Iglesias en Almería no ha hablado de los almerienses y de nuestras necesidades, ha sido la ambigüedad por bandera. 
Cosa que no hace en Barcelona. 
Es el doble discurso de los partidos, dicen en cada lugar lo que los lugareños quieren oír. 
Y así nos va. 

¿Nos engañan? 
No. 
Más bien nos dejamos engañar. 

Somos proclives a ser fácilmente convencibles. 
Somos fáciles para ellos, demasiado diría yo. 
¿Y por qué? 
Porque confiamos demasiado en su día en el Psoe y el Pp y ya ven como nos tratan los señores de Madrid y Sevilla. 
El 26J los partidos se llevarán de nuevo los votos de los almerienses y nos dejaran como en otras elecciones con la esperanza no sabemos de qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario