sábado, 4 de junio de 2016

Tapitas, vino y cerveza en pre-campaña

Convivencia


Se queja el Psoe del encuentro vecinal del Pp el cinco de junio


Y si encima lo pagan desde el ayuntamiento, es comprensible el enfado de esa parte de la oposición. 
¿Y el resto? 
También se quejan, pero el Psoe fue el primero en tirar la piedra y se ha llevado el premio y la medalla. 

A veinte días de unas elecciones, cuatro o cinco de iniciar la campaña, el que el equipo de gobierno popular del ayuntamiento monte una fiesta vecinal con trece mil euros de gasto no deja de ser una jugada electoral. 

¡Tapitas, vino y cerveza para los vecinos! 

Y besos del alcalde, y abrazos de los concejales, fotos con la sonrisa en los labios y premios para todos. 

Y más vino y cerveza, y más tapitas. 

Palabras de amor del nieto de Monterreal y baile con la más guapa. 

Una fiesta en todo lo alto días antes de las más duras elecciones a las que se han enfrentado en estos años los dos grandes partidos. 
Pueden buscar los peperos la escusa que quieran, pero en este caso tienen razón las críticas del Psoe. 
El tufo del encuentro, por muy emotivo y cariñoso que sea con los vecinos y sus asociaciones, apesta a campaña trampa con vino, cerveza y tapitas a go-gó. 

Todo lo legal que ustedes quieran, y también todo lo amoral de que se les acusa. 
Con dejar la fiesta-encuentro vecinal, con sus tortillas, aceitunas y canapés para unos días después de las elecciones, no habría dado lugar al asalto del Psoe al cuello más que merecido de los populares.

Todos por y con los vecinos de Almería, sí, señor alcalde, estoy con usted, pero todos y cada uno de los días del año, defendiendo sus problemas, sus bolsillos y su futuro. 
Y es evidente que ustedes, y aquí caben las veintisiete posaderas que se sientan en los bancos de la plaza Vieja, no están todos los días del año preocupados por lo que ustedes y sus decisiones les cuestan a los ciudadanos. 

Es posible que si les preocupara tanto el bienestar económico de esos vecinos, no habrían firmado y aprobado un convenio colectivo con los trabajadores del ayuntamiento lesivo para las arcas municipales y por ende para los bolsillos de los que pagan sus sueldos, esos a los que el equipo de gobierno quiere contentar con un encuentro-fiesta y para la que ha buscado una fecha que les viene muy requetebién electoralmente a los populares.

Del convenio hay mucho que rajar, porque me parece que la concejala de turno se ha entregado en cuerpo y alma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario