lunes, 6 de junio de 2016

Ha debido ser muy duro vivir tres años imputado

Justicia


Quién le devuelve los tres años de infierno vividos por Martín Soler


Ni una sola llamada en estos tres años he recibido, dice Martín Soler, de la dirección regional del Partido Socialista de Andalucía. 
Un partido al que él entregó mucho, hasta es posible que demasiado. 

Ha debido ser duro, muy duro para el que fuera consejero de la Junta y factótum del socialismo almeriense durante algunos años, el trato recibido por los que eran sus compañeros de militancia socialista durante esos tres largos años en los que ha estado imputado. 
Y estas son las cosas que más duelen, vaya si duelen. 

Ha sido un infierno, nos cuenta Martín Soler, los años que he pasado, casi escondido, ante los comentarios y los rumores que sobre mí se han tejido tras una imputación que ahora se ha demostrado injusta. 

Hablamos de Martín, pero, ¿alguien ha pensado en sus familiares? 
Su esposa, sus hijos, sus padres, sus hermanos. 
Estoy con Martín, ha debido ser un infierno lo vivido durante estos años. 

¿Y quién le devuelve las lágrimas vertidas, las rabias controladas, las miradas perdidas en los suelos? 
¿Quién le devuelve las noches en blanco, los sueños rotos, las mentiras contra él lanzadas? 

Por mucho que desde estas líneas se pueda decir, no compensaremos, ni mínimamente, el sufrimiento padecido en estos tres años. 
La política tiene algunas veces estos contratiempos, no siempre ciertamente. 
Los hay que se van de rositas y con los bolsillos llenos de alegrías, otros lo pagan con sufrimientos, desplantes y sé feliz si al final logras salir medianamente ileso de la mano de la justicia.

Ahora podré recuperar mi vida, mi prestigio personal y profesional, comenta don Martín. 
Y que lo haga cuanto antes le deseamos desde aquí, aunque sabemos que tardarán muchos años en que las aguas bajen cristalinas. 

Me las he tenido duras en algunos momentos con el señor Soler, jugaba demasiado fuerte políticamente y lo sabe, tanto en Almería como en su etapa de Sevilla. 
Las críticas de algunos de sus comportamientos no eran bien recibidas, algo normal en la gran mayoría de los seres humanos que se dedican a la política, pero ello no da derecho a los tres años por los que ha tenido que pasar por culpa de unos compañeros, hoy con juicio futuro, y que ni siquiera le han llamado en todo este tiempo.

Mandó y mucho en el Psoe cuando que estuvo al frente. 
Visto tras los tres años pasados 
¿Le mereció la pena?


No hay comentarios:

Publicar un comentario