jueves, 9 de junio de 2016

El fracaso de un abrazo

¡Abrazo!


Algunos faltaron en el intento de abrazar nuestra hermosa estación


Ni a la hora de analizar el abrazo nos hemos puesto de acuerdo los almerienses. 
Y luego quieren que marchemos juntos mirando al sol. 

En la puerta de estación estaban todos los que son algo, o quieren serlo, dentro de la política, la social y sindical. 
Diría más, incluso en la vecinal. 
Pero ni así se puede hablar de éxito de la concentración. 

El abrazo se quedó en una foto en la puerta y alguna declaración de amor por parte de los asistentes. 
Bueno, también hubo su crítica política, como no podía ser menos. 

Los dos Hernando famosos (Rafael y Antonio) que tenemos en la política española, tienen su vinculación con Almería. 
Rafa es diputado del Pp desde hace más de dos décadas por nuestra provincia y Antonio está enamorado ¡viva el amor! de una almeriense. 

Eso hace que don Antonio se dé una vuelta, el fin de semana que puede, por esta tierra nuestra, y cada día un poco más de él también.
Aprovechó el Hernando del Psoe su estancia el fin de semana del abrazo para denunciar que es inaceptable los vagones del siglo pasado que soportan los ciudadanos almerienses  y que el tren que tenemos vaya tan despacio en el siglo veintiuno. 
Y no le falta razón al enamorado. 

Pero a algunos políticos les tendría que estar prohibido según qué críticas. 
El partido de don Antonio ha estado en el poder en nuestro país más de dos décadas: sumen los años de González y de Zapatero. 
En el Pp los de Aznar y de Rajoy. 

Si tuviéramos que poner la culpa en los años que unos y de otros (populares y socialistas) han estado gobernando no creo que saliera muy bien librado el partido de don Antonio. 
Tampoco el Pp, es cierto. 

Hay veces que es mejor estar callado o ser algo más habilidoso a la hora de criticar según qué cosas. 
Tirar la piedra hacia arriba puede hacer que al final el escalabrado sea el lanzador.

Que alguien que ha estado en el poder durante más de veinte años en dos etapas distintas y no ha conseguido cambiar el modelo de tren y sus consecuencias, se queje de que no lo haga el que viene detrás no deja de ser una hipocresía. 
Yo hice otras cosas, te dirá. 
Que las diga, que las diga, lo mismo nos reímos un poco más. 

Disfrute don Antonio de esta buena tierra y de su gente, páselo bien durante sus fines de semana entre nosotros y tenga cuidado con la crítica política, no queremos que se le vuelva en contra. 
Sea feliz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario