viernes, 10 de junio de 2016

El disputado voto de Izquierda Unida

El voto


Rafael Esteban quiso cambiar su voto, pero ya no pudo hacerlo


        Mareado voto el de don Rafael Esteban hace unos días, cuando se quiso y con su voto se permitió, pasar el puesto de trabajo en urbanismo de María Muñiz de eventual a cargo de alta dirección en el ayuntamiento. 

¡Qué suerte, María! 

La historia del voto de Iu ya la conocen, la contábamos por aquí hace unos días, lo que quizás no conozcan, y por eso lo contamos ahora, es que una hora y media después de producirse la abstención del señor Esteban, de que cruzaran sus sorprendidas miradas losa representantes de C´s y Psoe y de que respiraran a pleno pulmón Castellón y María Muñiz, comienza a correr el rumor por los pasillos municipales de que don Rafael quiere cambiar su voto. 

Pero qué me dice usted. 
Que quiere pasar de la abstención al no, como el resto de la oposición, y ni corto ni perezoso, así lo comentan en los pasillos municipales, habla con el secretario para ver si se puede hacer realidad el cambio.

 No estaría de más que el señor secretario nos confirmase si es cierto el intento de cambio de voto por parte del grupo de Izquierda Unida. 
Y lo que le pediríamos al señor Esteban es que nos contase el motivo de ese cambio repentino. 
Una hora y media después se puede entender como un cambio repentino. 
Es evidente que ese cambio no se puede producir.

       ¿Por qué decide en primer lugar la abstención con el lógico beneficio para Muñiz, y en segundo por qué hora y media después intenta cambiar ese voto, si es verdad, como se ha contado? 
No parecía muy lógica la abstención de Iu, pero alguna razón debía tener cuando se produce. 
Y la historia no habría pasado a mayores. 

Todas las formaciones políticas tienen sus contradicciones a la hora de alguna votación, Iu no iba a ser menos. 
Lo que nos hace pensar qué hay tras la votación es el intento de Rafa de cambiar el voto. 
¿A qué viene ese cambio? 
¿Lo decide él mismo? 
¿Le llama alguien? 
¿Qué le dicen, quién se lo dice, por qué se lo dicen? 
¿Sabían sus compañeros de formación el voto que iba a dar en la comisión el señor Esteban?


       Es indudable que hay gato encerrado en la historia de la votación de Rafael y que algún día nos enteraremos del color del mismo. 
Los secretos en política son difíciles de guardar, lo sabemos por experiencia, y siempre existe el fuego amigo para dejar algún cadáver político que estorba en la acera. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario