jueves, 12 de mayo de 2016

¡Se preocupan por nosotros, qué buenos son!

La comunión



Menudo “follón” han liado por una comunión celebrada en la EMMA



¡Que dimitan los responsables, pero ya!
 Bueno, bueno. 
Por mí que dimitan. 

A ser posible los 27 ediles, pues todos son responsables de ser los mantenedores de la defensa de los intereses de los ciudadanos almerienses. 
Para ello fueron votados. 
Y si no lo han sido. 
¡A sus casas! 

La historia de la comunión celebrada en la escuela de música musical no habría tenido mayor recorrido si no fuera porque estábamos en campaña electoral, y se trataba de sacarle punta a cualquier lápiz que cayera en nuestras manos. 

Si alguien ha usado y abusado de la terraza municipal se le impone una multa gorda, gorda, si es que se puede; se le abre expediente si es necesario y se le expulsa de la concesión si así se decide. 

Hacer de la comunión y su celebración festiva un problema político parece excesivo. 
Pero así son nuestros representantes. 

Lo único que les faltaba a los ciudadanos es que se hubiera nombrado una comisión en el ayuntamiento para esclarecer el evento y encima sus señorías (los concejales) a cobrar trescientos y pico de euros por asistencia a cada reunión de la comisión.

Los escenarios municipales se han utilizado, se utilizan y se utilizarán en cientos de ocasiones para eventos que nadie ha criticado hasta el momento. 
Bien está que se haga ahora y que se reitere con todas las utilizaciones de los bienes municipales. 

Unas veces han sido para intereses públicos y otros para intereses privados y nadie ha levantado la voz. 
No me gustaría tener que pensar que lo que ha molestado a los padres y madres de la patria chica es que se ha celebrado una celebración religiosa como es una comunión. 

Si hubiera sido un cumpleaños o una fiesta de disfraces o carnaval ¿le habría sentado igual de mal a nuestros representantes como para llegar a la denuncia?

Uno se alegra y le tranquiliza la preocupación que demuestran los ediles de Iu ante los bienes de los ciudadanos, pero le gustaría que esa preocupación y denuncia fuera en todas y cada una de las ocasiones en que se les toma el pelo, empezando por los desmanes que se cometen con tantos asesores de los grupos, puestos de trabajo en las empresas públicas y adjudicatarias y el capítulo de cobros por parte de concejales por asistencias a comisiones y plenos. 

Denunciar el abuso de la Emma por una fiesta me parece bien, pero sin dejar otros ocultos y de los que nadie habla. 
Aún no se ha dicho la última palabra, pero parece que la adjudicataria tendrá que pagar una multa gorda por una fiesta particular.
Y me parece bien si estaba cometiendo una irregularidad contra la adjudicación municipal.





No hay comentarios:

Publicar un comentario