jueves, 5 de mayo de 2016

¿Quién nos engaña con el Ave y sus mercancías?

Mercancías


¿Transportará el futuro Ave Almería-Murcia persona y mercancías?


Mi colega Antonio Felipe Rubio les diría de entrada que el Ave no transporta ni transportará mercancías. No lo ha hecho en el pasado, no lo hace en el presente ni lo hará en el futuro. 
¿A qué juegan entonces técnicos y políticos con sus declaraciones y contradeclaraciones sobre el Ave de Almería? 
Jugar. 

No sabemos a qué juegan, pero lo podemos intuir. 
Los técnicos de Adif y de fomento están diciendo la verdad. 
El Ave no es un tren que se haya pensado y construido para el transporte de mercancías. 

Si Almería va a contar con el dichoso Ave éste no llevará mercancías. 
Si el tren que una Almería con Murcia y el resto del mundo por el levante en el futuro lleva mercancías tengan claro, muy claro, que no será un Ave, será otro tren. 
Lo viene pregonando Antonio Felipe desde hace años, no uno ni dos, y ningún político se lo ha desmentido.

 Todo apunta a que los técnicos de Renfe les están contando a los almerienses la verdad que aparece en los papeles oficiales que ellos manejan. 
¿Y los políticos? 
Ay, los políticos. 

Ahí tropezamos con la piedra insensible de siempre. 
La que sin descomponer el gesto nos dice cada día lo que queremos oír, olvidando lo que nos dijo hace una semana. 
Y como siempre viaja en el mismo tren algún “paniaguao” dispuesto a ser palmero del político de turno, nos volverán con la impresión de que la esperanza sigue en todo lo alto de la catenaria. 
Lo malo es que ahí se va a quedar y no sabemos durante cuánto tiempo.

Hoy el Ave no llevará mercancías, dice Adif, mañana si lo hará, dice el político. 
Y nosotros preparando el cuerpo para votar el veintiséis de junio. 
No nos lo ponen fácil a la hora de elegir la papeleta si lo hacemos pensando en el caballo de hierro que nos unirá por el Mediterráneo, que no creo que sea uno de los problemas que más preocupa a los ciudadanos de a pie en esta provincia. 

Diría más, estamos ante la discusión de una élite almeriense en la que no participa con mucho entusiasmo la sociedad. 
Y esa minoría, para mayor inri, es la que menos viaja en esos trenes de regional que pasan silbando por nuestro hermoso paisaje provincial.

Por cierto, ¿qué mercancías quieren ustedes transportar por tren? 
Las empresas agrícolas nacionales e internacionales radicadas en el campo almeriense no tienen muy claro por ahora el cambio del camión por el tren.


No hay comentarios:

Publicar un comentario