martes, 31 de mayo de 2016

Ni se les cae la cara de vergüenza

No toca



Juan José Matarí no quiere que se hable en campaña del tren



Al señor Matarí no le interesa que se hable durante la campaña del tren y sus complejidades en nuestra provincia, y como a él no le viene bien que la oposición ponga el acento en el tren que los almerienses soportan, sale el hombre y nos dice que ahora no es bueno que se hable del Ave o del Talgo, que ahora no toca, que hay que sacarlo de la discusión política electoral. 

El señor Matarí podrá decir lo que quiera y le parezca oportuno, y el resto de la clase política hará lo que crea más conveniente para sus intereses políticos, quiera o no quiera don Juan José.
 Al Pp se le ha cogido en estos cuatro años en una clara renuncia ante el caballo de hierro, y hasta es posible que con la situación económica que se ha vivido no se le pudiera exigir mucho más, pero de ahí a que se tenga que hablar de lo que a ellos les interesa o les venga bien en cada momento hay un gran trecho. 

Si durante una campaña electoral no se les puede sacar los colores a ustedes, los políticos, no sé para qué sirven las mismas. 
Cansados tienen al personal ante unas promesas en campaña que nunca llegan, que se olvidan en cuanto el voto está en la cazuela.

Supongo que a Rosalía Martín tampoco le interesa ahora que se hable de la Otan o de algunas otras convicciones que hay que dejar aparcadas por aquello de los intereses y las conveniencias políticas particulares. 

El aquel “ahora no toca” que puso de moda Pujol no dejó nunca de ser una clara soflama contra la libertad de expresar y preguntar. 
Cuando el político consigue imponer ese “ahora no toca”, como quiere hacer el señor Matarí con la actualidad ferroviaria almeriense durante la campaña electoral del 26j, se están pasando por el forro de sus caprichos la libertad de expresión del resto de las formaciones políticas y el derecho de los ciudadanos a recibir esa información. 

No deja de ser una imposición, rozando la dictadura, ese deseo político de hablar o no de lo que le interesa al partido, esté éste en el poder o en la oposición.

Al señor Matarí y al Pp hay que sacarle los colores ante un tren que nunca acaba de llegar, a los dirigentes del Psoe por un comportamiento incompresible de la Junta para con Almería y a mi querida Rosalía Martín por tener que aparcar sus convicciones por el interés del soldado raso de Podemos. 
Y sé que le duele ese aparcamiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario