viernes, 13 de mayo de 2016

¡A la octava va la vencida?

Costurero



El gran caso urbanístico de Zurgena se sienta en el banquillo



Ha tardado la justicia nueve años y siete absoluciones en sentar al señor Trabalón, don Cándido por el caso urbanístico más famoso la provincia de Almería. 

Miles de años de inhabilitación, cientos de cárcel para los acusados. 
No sé si se le puede llamar justicia el que nueve años después se esté viendo por fin el “caso costurero”, pero ahí lo tenemos, con unas cifras que asustan en todos los parámetros que se puedan citar y con unos acusados que llevan eso, nueve años esperando el comienzo del juicio oral. 

¡Nueve años! 
¡Viva la justicia de España!

El señor Trabalón ha logrado hasta el momento que los tribunales le hayan absuelto en siete ocasiones. ¿Conseguirá la octava?
 No tendría nada de extraño. 
¿Es posible que se haya tardado nueve años en investigar y preparar un caso y se pueda sellar con una absolución? 

Si no se demuestra que él y los demás acusados son culpables tendrá que haber una absolución, digo yo. Me temo Cándido que en esta ocasión vas a pagar los platos rotos. 
¿Cómo quedaría la justicia almeriense si te absuelven por octava vez? 
¿Cómo quedaría la investigación de la fiscalía tras nueve años de preparación del caso? 
Lo siento Cándido, pero tienes que pagar el pato. 
Culpable o inocente, pero tienes que pagar.

Cándido ha batido el récord de alcalde-político con juicios abiertos en nuestra provincia, y hasta ahora con victoria en cada uno de ellos. 
No creo que ni en todo el país se pueda encontrar a un alcalde con tantas sentadas (quedadas dirían los masones) en el banquillo y tantas absoluciones a su favor. 

Y el hombre va camino de la octava. 
¿Será a la octava la vencida? 
Comprenda usted que no siempre se puede ganar, y en algunas ocasiones aunque se pueda, no están los ánimos como para darle la victoria. 

Si ganara, que todo puede pasar (ahí tiene usted la distintas sentencias que se han dado sobre el hotel del Algarrobico) se merecería usted un monumento en la plaza de su pueblo y en la de todos los de la provincia. Demostraría ante el mundo, y por octava ocasión, que desde el ayuntamiento se pensaba en el interés de su pueblo y de sus vecinos. 

Lo que me temo es que si la octava es la vencida no le van a servir ninguna de las anteriores victorias. Ganará por siete a uno en su partido particular, pero quedará marcado como el que perdió el gran y famoso caso Costurero.




No hay comentarios:

Publicar un comentario