martes, 5 de abril de 2016

No se posible creernos a los políticos

Plaza Vieja


Junta y ayuntamiento nos aseguran que las obras acabarán en el 18


No me lo creo. 
Se acuerdan cuando dijeron los políticos que para el año dos mil cinco estarían acabadas. 
No lo estuvieron. 

Once años después firman los políticos un documento por el que lo harán dentro de dos años. 
No me lo creo. 

A lo largo de estos más de quince años que llevamos con obras en la casa consistorial y en el entorno de la plaza del Juego de las Cañas, en múltiples ocasiones se han reunido los políticos responsables de las dos administraciones, junta y ayuntamiento, para dar el impulso definitivo y acabar las obras. 
¿Lo han conseguido? 

El impulso de los políticos debió ser un sueño, pero el sueño ¡o tristes de nosotros! no se cumplió. 
¿Se cumplirá el actual o volverán los sueños a coronar de obras las noches del consejero político y del actual alcalde que se impuso a los ciudadanos almerienses hace unos meses? 
Cuando lo necesario sería que esas obras coronen los mañanas y las tardes de la casa municipal y de la vieja plaza de este pueblo. 

Pero esa coronación llegará algún día, cierto, pero no veo que el horizonte acabe en el 18, como no sea el del siglo que viene. 
Los políticos, siempre los políticos.

Algo escéptico le veo con las obras del ayuntamiento. 
Tiene mucha razón. 
En lo tocante a los sueños de consejeros de la Junta y alcaldes de Almería eso y más. 

Han sido muchas las promesas no cumplidas, muchos los sueños de los que nos han despertado con un jarro de agua bien fría como para creerles ahora. 
No hay día en que no atrapemos a un político en la tela de araña de una mentira, de una patraña que nos vende con cara de póquer ¿y un comodín escondido en la manga? 
Ni eso. 

Si tuvieran el comodín habrían ganado la mano, pero ahí tienen ustedes las obras de la vergüenza de la plaza tapadas con grandes telones para oprobio de propios y extraños. 
De nativos y de visitantes. 
Y ahora lo único que se les ocurre es decirnos que para el dieciocho estarán acabadas. 

Y claro, uno va y no se lo cree. 
¿Y por qué? 
Porque nos llevan diciendo lo mismo desde hace más de tres lustros. 
¿Diciendo o engañando? 
Lo que usted crea más oportuno.

Y encima viene un consejero de Sevilla, que parece viene a perdonarnos la vida, cuando las obras las vamos a pagar entre todos los ciudadanos almerienses. 
Encima hay que poner por delante el dinero de las obras. 
La Junta a cobrar por la Alcazaba.


No hay comentarios:

Publicar un comentario