jueves, 14 de abril de 2016

La soga se aprieta en su cuello

Investigación


La almeriense Pérez Laborda se niega a declarar en el parlamento


Están investigando los grupos políticos en el parlamento andaluz las subvenciones dadas a los fondos de formación en la comunidad, y como era de esperar, la delegación de Almería y su responsable en el tiempo ha tenido que acudir. 
Y lo ha hecho. 
Y casi llora. 

Pero decir, decir, nada ha dicho. 
Bueno, sí. 
Dio una lección sobre lo bien que lo hizo durante su etapa de delegada, lo responsable que fue y como siguió el guión de la consejería en lo que a la concesión de las subvenciones se refiere. 

Su abogado le recomendó que no contestara a las preguntas de sus señorías, y como es legal que se acoja a ello, doña Francisca nos dejó sin conocer las respuestas a lo planteado. 
¡Una pena, legal, pero pena al fin y al cabo!

La paisana Pérez Laborda ponía el acento en lo mucho que está sufriendo ella y su familia ante la situación que está viviendo. 
¿Y no le vendría bien abrir su corazón y contar a los parlamentarios todo lo que lleva callando durante tanto tiempo?

 Dice doña Paquita que ustedes, en referencia a los diputados, vienen con una conclusión ya tomada sobre lo ocurrido, y eso no es justo digo yo. 
Pero la única manera de convencerles y convencernos de que están y de que estamos errados es abrir ese dolorido corazón que nos dice tiene y contestar con su verdad sobre todo lo que ocurrió en la delegación y durante el tiempo que estuvo bajo su responsabilidad. 

Creo que usted se quedaría más satisfecha, su corazón sufriría menos y su familia ganaría en tranquilidad. 
Y ante el ciudadano recobraría parte de esa honorabilidad que pierde el político cuando le toca la vara de la justicia. 
Entiendo que no declare en el parlamento, se lo ha aconsejado su abogado por tener causa abierta en el juzgado, pero lo mismo el argumento no le ayuda demasiado ante la opinión pública.


Puedo entender que no le importe demasiado lo que piensen sobre usted y su trabajo en la delegación de Almería los lejanos andaluces de Sevilla y otras lindes, pero con los almerienses va a seguir conviviendo día tras día, se los va a cruzar en la calle o en el mercado, tendrá sus miradas sobre usted y su entorno familiar. Siempre es preferible dar explicaciones, reconocer un trabajo bien o mal hecho, no hacerlo es dejar que las velas sigan siendo empujadas por el viento del rumor y la insidia. 

Espero que no se haya equivocado.
Algo me dice que le queda mucho por sufrir todavía.
La soga seguirá apretando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario