miércoles, 9 de marzo de 2016

Y de las cuentas de la Expo ¿qué?

Ferias agrícolas



La Expo de Levante anuncia apertura para el próximo mes de abril



No deja de ser sorprendente que una feria que nació como la pobre de la familia agrícola almeriense, y más concretamente del levante, se haya consolidado en Nijar, mientras que la gran feria de Almería, la que contó con todos los parabienes de las administraciones, con un pabellón de lujo subvencionado por la Junta y con apoyos del ayuntamiento de Roquetas y con una amplia clientela nacional e internacional, cerrara sus puertas hace algunos años. 

La gran feria de la Cámara se hundió y la del levante, la hermana pobre, florece cada dos años en los eternos y cantados campos de Nijar. 
Me gustaría conocer, supongo que a ustedes también, la cuentas de las expo-agros celebradas en Almería, Roquetas y Aguadulce. 

Saber el dinero que costó el pabellón, las subvenciones que recibió y el gasto de las mismas. 
¿Alguien pecó de prepotente con el “palomar” construido y la feria que con todo lujo y boato se celebraba? Sin una investigación en profundidad no es fácil pronunciarse, por lo que sería importante que la propia Cámara hiciera esa investigación y diera a conocer los errores cometidos (si es que los hubo), corrupción (si es que se dio) o simplemente la negligencia de unos directores que no estaban a la altura de la feria y de la agricultura que decía defender.

Entre tanta investigación de mercados y de otras interesantes historias que nos ofrece, mirar en su interior sería un buen trabajo por parte de la Cámara de Comercio. 
¿Lo hará? 

No les veo interesados en levantar las moquetas de la feria. 
A lo largo de los años de celebración fueron muchos miles de metros los que se pusieron sobre sus suelos. Saber lo que escondían no les debe interesar a más de uno o más de dos protagonistas almerienses. 

No estaría mal que algún color subiera a las mejillas de los que fueron responsables de una feria que no supieron defender y mantener, ahora que ven como la del Levante sigue ahí, es posible que más pobre, pero honesta con ella misma, sus circunstancias y con la agricultura almeriense.


Un detalle. 
Me contaba un empresario almeriense en aquellos años que su empresa presentaba pliego para hacerse cargo de los muchos miles de metros de moqueta que hacían falta en el recinto, nunca lo consiguió, siempre iba para una empresa de fuera de nuestra provincia, y no es porque fuera más barata. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario