miércoles, 30 de marzo de 2016

Al Pp no les gustan ni las fiestas de los barrios

Barrios


Me parece que el señor Castellón la ha metido hasta el corvejón


Quieren parecer tan cercanos a los problemas, quieren demostrar que están por la labor de solucionarlos todos, que meten la “patita” cada vez que hablan estos señoritos del Pp en el ayuntamiento. 
Lo hicieron con los ruidos de las terrazas de los bares, y aparece la policía y nos dice que de las cincuenta denuncias por ruido durante un fin de semana veinte han sido por la práctica del botellón, siete por orinar en la calle, otras siete por sacar bebidas de los establecimientos y en lo tocante a las terrazas cuatro denuncias y por no tener permisos. 

Ninguna por ruido. 
Van listos estos chicos. 

¿No habían acabado ustedes con el botellón hace muchos años? 
Por lo menos eso nos dijeron. 
Claro que, como para fiarse de ustedes. 

El señor Castellón, que ha entrado con mucha fuerza en su nuevo cargo en el consistorio, ya le están acusando algunas compañeras de andar de mandón por el ayuntamiento, se ha encontrado con unos barrios que no están por la labor de perder sus ferias y fiestas. 

Hace ruido una fiesta, y tanto, que se lo pregunten si no a los que viven cerca del recinto ferial de la gran y ruidosa feria de agosto de Almería capital y durante toda una semana, y ahora quieren que sean nueve días. Y quejas y denuncias de los vecinos se van a producir siempre, se haga lo que se haga.

Las fiestas nocturnas de los barrios se celebran durante el fin de semana. 
En las de esos barrios participan el noventa por ciento de los vecinos, empezando por los más pequeños, y viene “el luces” de Castellón y se las quiere cargar. 

Ayer las defendía Ciudadanos en el pleno municipal. 
Me parece que el dúo Gabriel-Aureliano se ha equivocado con el hombre mandado para controlar el ayuntamiento. 

Poco han tardado en aparecer los representantes de los vecinos manifestando su oposición y manifestando que el año pasado, en concreto en el Barrio Alto, la primera que se quiere cargar el ayuntamiento, no tuvo ninguna denuncia. 

Pero las quejas de los vecinos son normales y hay que aceptarlas y comprenderlas, siempre te vas a encontrar con un vecino que tiene turno de mañana el sábado o el domingo y que se tiene que levantar a las siete, y no puede hacer lo que hacía mi querido Fausto, que cuando la feria se celebraba en el puerto, frente a su domicilio, se trasladaba a un hotel para poder descansar algunas horas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario