jueves, 3 de marzo de 2016

Al final ni le cambiaran el nombre

Acuerdo Psoe-C´s



La supresión de las diputaciones levanta ampollas entre los alcaldes


Creo que podemos estar tranquilos, las diputaciones no desaparecerán, y si lo hacen, será de nombre. 
Los políticos son especialistas en darle las vueltas necesarias a las cosas para que al final nada cambie, y nos puedan vender y nosotros nos creamos, que han logrado el gran cambio que todos esperábamos. 

Soy de los que entienden, quizás por pasar desde hace unos más años más tiempo en una localidad de menos de quinientos habitantes que en la gran ciudad de los doscientos mil, lo necesaria que es una institución como la diputación. 
Pero tampoco lo sería si otra institución se hiciera cargo de las necesidades de los pueblos que esta cubre.

 El problema surge cuando los políticos duplican en las distintas administraciones las mismas competencias. A un pueblo de menos o más de mil habitantes, pongan el nombre que quieran, le viene bien que el apoyo a la cultura le llegue desde diputación, lo que no se entiende es que la junta tenga esa misma competencia dedicada a esos mismos ciudadanos. 

O sobra la de diputación o lo hace la de la junta.

Si democracia es cercanía, por lo menos eso dicen los políticos, parece más cercana la diputación que la junta. 
Y más cercana la mancomunidad y más el ayuntamiento. 

¿No deberíamos quizás repartir el dinero a los ayuntamientos y que estos hicieran el trabajo? 
Aseguran que así se encarece el producto y los corruptos se multiplican. 

¿Está usted defendiendo el centralismo político y económico? 
¿Qué diferencia hay entre un centralismo madrileño, sevillano, almeriense o incluso comarcal para un vecino de Alhama o Serón, por poner un ejemplo? 

El vecino de estos villas lo que quiere es tener sus necesidades cubiertas y el ayuntamiento que le ayuden en las inversiones de su municipio. 
Al ayuntamiento de Serón le importa poco quién le pague las obras de su pueblo, lo que quiere es que se las paguen o que le den a él el dinero. 
Lo demás son las tonterías de los políticos que todo lo quieren mudar para que nada cambie.

Lo único cierto es que cada vez que hablan estos señores es para que aumente el números de ellos que se dedican a meterse en nuestra vidas y a vivir de nuestros impuestos. 
Creo que hay que mejorar las diputaciones, la junta y hasta los ayuntamientos, e intentar rebajar en un ochenta por ciento la cantidad de políticos que en ellas pastorean.



No hay comentarios:

Publicar un comentario