miércoles, 24 de febrero de 2016

¡Siempre nos toca pagar las vergüenzas de los políticos!

Algarrobo



Ahora nos tocará pagar a todos las incompetencias de los políticos


Sentencia recibida, anotada y asumida. 
La justicia tiene estas cosas, unas veces te parece bien, otra te deja indiferente y en alguna como es esta, te hace pagar (dicen que unos setenta millones de euros) las incompetencias de otros, en este caso de un grupo de políticos que dieron todas las bendiciones a la construcción del hotel. 

¿Esto es justo? 
No soy juez, pero no sé si se puede llamar justo el que los ciudadanos tengamos que indemnizar a una empresa por el error o la chulería de unos políticos que se ponen, en este caso se pusieron según el Tribunal Supremo, la ley por montera. 

No contentos con ello también tendremos que abonar el costo del derribo del dichoso. 
Está claro, hemos puesto la cama, no nos hemos acostado en ella y encima tenemos que pagar la noche, el cubata y la alegría nocturna de otros. 
Con estos mimbres políticos y judiciales apañados vamos los pobres ciudadanos.

El Tribunal decide que el hotel se construye en terrenos no urbanizables. 
Vale. 
Ilegal. 

Nos parece de lógica si ellos lo ven y lo creen así. 
Pero no dice nada de la licencia de obras dada por el ayuntamiento de Carboneras, así como los oportunos informes favorables de distintas agencias de la Junta para que se construyera el hotel en los terrenos que eran, según ahora el tribunal de justicia, no urbanizables. 

Está visto que con la justicia nadie se queda satisfecho al cien por cien. 
Debe ser una táctica de los señores magistrados. 
Los ciudadanos ecologistas contentos. 
¿También de tener que pagar las indemnizaciones y gastos que vayan surgiendo a lo largo de los próximos años? 

Los ciudadanos que no han entrado en la lucha por el hotel enfadados y con lógica por tener que pagar de sus bolsillos un dinero que no ha sido por culpa de ellos. 

Los políticos miran hacia otro lado, como ya nos tienen acostumbrados cada vez que se les pilla en un renuncio. 
Lo importante para ellos es que no se les pidan responsabilidades, ni políticas ni económicas. 

Que pague el dinero que sale de los impuestos de los ciudadanos. 
¡Bribones! 
No me parece justo que los auténticos responsables se vayan de rositas, dejando el marrón a los ciudadanos.

En Carboneras no está nada contento el personal, y se entiende. 
Tenían esperanzas ante la creación de algún puesto de trabajo en el hotel, pero con la sentencia se les ha venido abajo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario