martes, 2 de febrero de 2016

La fiscalía lo quiere bien

Cazorla


La fiscalía pide sobreseer la causa contra el concejal Cazorla



Estará contento don Miguel Cazorla ante la decisión del fiscal, aunque aún hay que esperar a lo que diga en su momento el juez.

 Lo estimado por el fiscal es en principio una muy buena noticia para él en lo que a su futuro ante la justicia se refiere.
 Puede el hombre dormir un poco más tranquilo mientras espera la fase final.

La acusación de delito societario, según el fiscal no se puede mantener porque no se puede demostrar. 
Entre los años 2003-2010 fue gerente de la empresa Miguel Cazorla, y se le acusa de haberse apropiado indebidamente de unos dineros para su beneficio, dinero y beneficio que no se pueden probar por falta de pruebas y así lo hace constar en su escrito el fiscal. 

Lo que no deja de ser sorprendente es que reconoce la fiscalía que no se han presentado libros, facturas y demás documentación de la gestión de la empresa. 
Vamos, que no hay papeles para ver y comprobar la contabilidad de la misma y la acusación que se le hace al entonces gerente, hoy concejal de Rivera en el ayuntamiento de Almería. 

Y es entonces cuando empiezan a surgir las preguntas: 
¿Don Miguel, cómo llevaba usted la gerencia de la empresa? 
¿Dónde está la lógica documentación que durante diez años se ha debido generar?

Se puede usted salvar de un delito societario, pero algo me dice que va a quedar como un gestor de tercera división. 
¿Y en esas manos está el ayuntamiento de la capital? 
¿En las de un gerente que a lo largo de siete años lleva las cuentas, las facturas, los pagos y los ingresos de una empresa en su cabeza o en papelillos en sus bolsillos? 

Si no es así, ¿dónde están don Miguel? 
¿Y las empresas a las que pagabais las facturas tampoco tienen asientos de las mismas? 

Decía el gran Gila: 
Aquí hay algo que no huele bien, aquí hay gato encerrado. 
Menudo ejemplo de cómo gestionar una empresa. 
Vaya panorama el que les espera a los ciudadanos capitalinos. 

Ya puede usted sonreír ante las cámaras, los titulares de la prensa le han salvado la cara y la carrera política, pero los informes de la fiscalía dejan algunas importantes lagunas de la empresa y de su paso por ella sin contestar. 

¿El juicio oral nos podrá aclarar algo sobre lo ocurrido? 
Sólo nos queda esperar a qué así sea, por su bien y por la tranquilidad de los ciudadanos almerienses que en sus manos y en las de Ramón Fernández Pacheco están.


No hay comentarios:

Publicar un comentario