viernes, 22 de enero de 2016

Un morrón les importamos a los políticos

 Firmas y votos



A los políticos, almerienses o no, no les importan los ciudadanos



Acaba de manifestar el delegado de turismo de la Junta en Almería que las treinta mil firmas de ciudadanos libres y con criterio contra la cafetería a construir en la playa de Mónsul (ya van más de cincuenta y las que vendrán) no son validas ni para él ni para la Junta. 

¿Se dan cuenta? 
Les importamos una higa a estos señores. 
Sus firmas no son validas. 
Lo dice el delegado de playas señor Jiménez (¿o es Maduro como se llama?) y lo que nos toca es “agua y ajos”. 

Aquí usted y su firma no tiene ningún valor, se ponga como se ponga. 
Es increíble el comportamiento y la desfachatez de estos señores. 
Se han empeñado en la Junta de los maduros en la cafetería de Mónsul y no van a valer ni todas la firmas del mundo. 

Se impone que vengan los chicos del barco. 
¡Que los llame doña Cristina Narbona! 
Ellos son los únicos capaces de ponerles el freno a estos desbocados caballos que en plan maduro andan mandando en las costas de nuestro litoral almeriense. 

Y encima sin consultar ni con el ayuntamiento de Níjar. 

A estos políticos no les importamos ni un rábano. 
Vale, pero nosotros a seguir con las firmas. 
¿Dónde tengo que firmar?

Me gustaría hacer una pregunta a mi amigo Juan Carlos Pérez Navas. 
Sabes que te he votado siempre que te has presentado al senado.
Creo tener contigo una buena amistad y desde hace muchos años. 
No me gustaría perderla. 

Si Pedro Sánchez te hubiera pedido que pusieras tu cargo y firma como senador para uno de los dos partidos secesionistas catalanes a los que se los habéis prestado, 
¿Qué habrías hecho? 

La defensa que del hecho hiciste en rueda de prensa en Almería no me pareció muy coherente. 
Es de imaginar que lo hiciste por imperativo legal de la dirección de tu partido. 
Y supongo que por ese imperativo del jefe habrías usado mi voto de una forma fraudulenta si te lo hubieran pedido. 

Es lamentable, pero no os importamos ni un rábano los ciudadanos, tampoco el voto que ponemos en vuestras manos. 
En cuanto lo contabilizáis en vuestro casillero lo usáis a vuestro antojo. 
Y si hay que ciscarse en él, sin ningún miramiento.


Para el delegado de playas las firmas contra la cafetería de Mónsul no tienen validez, para Juan Carlos los votos que les dieron los ciudadanos están para ser usados a su antojo, como a ellos les da la gana. 
Luego nos dicen que les sigamos votando. 
Juan, Juan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario