jueves, 24 de diciembre de 2015

Un milagro que dejamos se vaya "pa la mar"

Sondeo


El paraje de la Calderona, el sondeo y la alegría del agua



Y cantamos. 
Y cantan los políticos la suerte de que un nuevo sondeo en el bajo Andarax haga brotar un manantial de agua. 

Allá por el dos mil, hace ahora más de quince años, un técnico almeriense se atrevió a elevar cincuenta preguntas en las que se valoraba la situación hidráulica en nuestra provincia.
 El documento sigue teniendo validez, pues a excepción de la desaladora de Carboneras y la de la capital, en el resto poco, mejor habría que decir que nada se ha hecho. 

Sobre el río Andarax, donde se ha realizado el nuevo sondeo que ha llenado de alegría a los políticos de la zona se dice: 
El río Andarax es el que más agua aporta “al mar” de toda la provincia, esta aportación se estima de acuerdo con los estudios realizados por la Confederación Hidrográfica en más de “cien millones” de metros cúbicos de agua al año. 

Cien millones de metros cúbicos. 

No sigo, para qué. 
El agua del río Andarax desaparece tras pasar por Alhabia y la sacamos en Santa Fe. 
En Santa Fe sacamos la que podemos, el resto sigue su camino para endulzar las del Mediterráneo, donde dicen se baña “una chiquilla almeriense que la volvió salá”.

Desde hace cuarenta o cincuenta años se viene hablando de las pantanetas de Canjáyar y Nacimiento; de controlar y repartir esa agua que desaparece en Santa Fe y se nos va “pa la mar”. 
No sé cuanto vienen costando los sondeos en la Calderona, pero no creen ustedes que alguien tendría que poner los pies sobre la tierra y buscar una solución definitiva a esos “cien millones de metros cúbicos de agua” que se van cantar el fandanguillo de Almería al Mediterráneo. 

Y no me salgan otra vez con las obras faraónicas, que aquí los únicos faraones son los políticos, cada vez mayor en número y con más dinero para costearles sus alegrías, y soluciones aportadas más bien poquitas.

Suena a derrota leer quince años después un trabajo sobre la situación hidráulica de Almería y ver que se ha hecho tan poco, casi nada. 

Todavía vemos como desaparece el agua en Alhabía y hacemos un sondeo un kilómetro más abajo, en Santa Fe, para sacarla de nuevo a la superficie. 
¿Suena a cachondeo? 

No, suena a políticos de pacotilla que no se han preocupado por las necesidades hídricas y que no han sido capaces de solucionar el problema. 
Eso, o que no les interesa una solución definitiva. 
Se gana más con los parches.

No hay comentarios:

Publicar un comentario