miércoles, 2 de diciembre de 2015

Queremos agua, pero sin obras faraónicas

Faraónicas



Andrés Góngora, jefe de la Coag, quiere agua pero no obras faraónicas



Reclama don Andrés que se mantengan los trasvases de agua que los regantes almerienses vienen recibiendo, pero también insiste en que no se hagan obras faraónicas. 
Estoy con la primera parte y no entiendo demasiado la segunda. 

Me gustaría saber si a un pantano él lo llama obra faraónica. 
Lo digo porque si en otros tiempos se hubiera pensado igual, ya me dirán ustedes de donde trasvasamos agua para los sufridos regantes de nuestra provincia. 

Supongo, sólo supongo, que para don Andrés el traer agua de la desembocadura del Ebro al sureste peninsular era una obra faraónica, por lo que el hombre estaba en su día al lado de Zapatero cuando revocó el Plan Hidrológico Nacional, que encima venía con inversión europea. 

Vamos, que estaba en contra de que se hiciera el dichoso trasvase del Ebro. 
Por cierto: 
¿Construir una desaladora con una vida limitada es para usted una obra faraónica, don Andrés? 

Queremos agua, si. 
Necesitamos agua, si. 
Pero no aceptamos los inconvenientes que la traída de esa agua pueda suponernos. 

Hacer una autovía no deja de ser una obra faraónica, traer el Ave a Almería es otra. 
¿Estamos por la labor de que se hagan esas obras, o por ser faraónicas ya no necesitamos autovías, ni aves, ni agua en los campos?

¿Habrá obra más faraónica que esos miles y miles de invernaderos que jalonan nuestro suelo y dan la imagen a través de los satélites de la Almería agrícola? 
Miles y miles de hectáreas levantadas con el esfuerzo de nuestros agricultores que lo único que les piden a sus representantes, sean estos sindicales o políticos, es que les solucionen los problemas que se les presentan, algunos creados por políticos, y el del agua en algunos puntos de la provincia se hace cada campaña más acuciante. 

Puede haber sido Mariano Rajoy una plaga para nuestro campo, como ha dicho el secretario general de los socialistas almerienses, pero no ha sido doña Susana Díaz el abono o fertilizante capaz de contener esa plaga, y no creo que sea por falta de competencias.

Si para solucionar el problema de agua de nuestros agricultores hay que apostar por traer el agua de los picos de Europa, el primero que por ello apostó y lo dijo fue un hombre del Psoe, Alfonso Guerra, yo me uno a esa obra y cualquier otra, por muy faraónica que le parezca a Coag y a su secretario general Andrés Góngora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario