lunes, 21 de diciembre de 2015

Pues ya votamos. Y ahora a esperar

Nuevos tiempos

Los almerienses nos hemos levantado con un nuevo orden político



Sean cual sean los resultados de las elecciones de ayer, los almerienses nos hemos levantado esta mañana con nuevas y contradictorias sensaciones. 
Ya hemos votado.

 Hemos puesto nuestras ilusiones (algunos parte de su futuro) en una papeleta. 
¿Y ahora qué? 
A esperar. 
Nosotros ya hemos cumplido. 

La palabra la tienen ellos. 
En unos días vamos a comprobar si nos hemos equivocado al votar, si nos han tomado el pelo los partidos y sus candidatos o por el contrario si nuestro voto ha sido un acierto, abriendo para todos un tiempo para esa ilusión con la que votábamos ayer. 

Era una fiesta ciudadana ver los colegios electorales llenos de gente votando.
 Alguna cara seria, pero estaban más en las mesas y entre los representantes de los partidos que entre los que íbamos, con el dni entre los dientes, a ejercer un derecho: 
El de elegir a nuestros representantes. 
Esos que pueden hacernos la vida más feliz o que la pueden sumir en el más inhóspito de los silencios. 

Ese es nuestro drama, que cuando votamos no sabemos lo que con nuestro voto van a hacer al final los partidos políticos y sus dirigentes, que no nos han dicho con quién y para qué se van a coaligar.

Si hasta los antisistemas de la Cup en Cataluña ya están por votar a Mas y su derecha, ¿qué no se puede esperar de los demás? 
Esperemos y deseemos que sean capaces de poner los intereses de los ciudadanos (nosotros) por encima de los suyos y partidistas.


 Como la alegría va por barrios unos habrán acertado y otros, aunque no lo quieran reconocer, habrán perdido. 
Y esto vale para el político, también para el ciudadano-votante. 

Si algo hemos oído durante la campaña es que votemos con reflexión. 
¿Lo ha hecho así? 
¿Su voto ha sido un voto meditado? 
Entonces usted no se ha equivocado. 

Nos pueden engañar, normalmente lo hacen, pero nosotros no nos hemos equivocado a la hora de depositar nuestro voto. 
Lo hicimos con la ilusión de que se cree más empleo y que se acabe con la corrupción. 
Las dos grandes lacras que nos asfixian. 

De la victoria o derrota de los partidos en nuestra provincia habrá que empezar a escribir mañana. 
¿Ha dimitido ya algún líder provincial? 
Anoche se tuvieron que vivir momentos de histeria en algún partido, lo mismo que en otras sedes se vivirían las ilusiones del éxito y de una victoria ya cantada en las encuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario