jueves, 31 de diciembre de 2015

¡Felices campanadas! ¿Con Canal Sur?

Campanadas



¡Y si pongo Canal Sur y nos sale con lo del año pasado y me quedo sin uvas!


Me van a perdonar, pero esta noche no me atrevo a pasar del quince al dieciséis con el “canalillo” de Sevilla. 
Ya lo hice entre el catorce y el quince y me quedé con un palmo de narices y doce uvas sin tragar. 
Ojo, uvas de las de toda la vida en Almería (no de las de lata que venden en los supermercados), de las parras que Manolo “el taxista” cultiva en su cortijo de Terque cada año. 

No tuvo ninguna gracia lo que nos hicieron los señores del canal en noche vieja, se pongan como pongan y propongan que para este año que lo van a intentar de nuevo y con humoristas. 
Está claro, si vuelven a fallar, cuestión que entra en los cálculos de cualquiera, por lo menos nos harán reír con la gente del humor. 

Ni con esas me convencen. 
Lo siento, pero no me fío. 
Esta noche no cuenten conmigo.

 El año pasado no acompañé las campanadas del nuevo con las doce uvas de mi amigo Manolo por culpa de Canal Sur, se quedaron redondas, doradas y tristes en el plato y el año me ha ido fatal.
 Por no decir que he ido de culo, arrastrao y cuesta abajo. 
Joder con el quince, lo que me ha costao. 

Y todo ello me ha dicho mi chamán por no tomarme como manda dios las uvas de noche vieja. 
Esta noche no van a contar con mi presencia los señoritos de Canal Sur. 
Lo siento. 
Pero no me fío de ellos ni un pelo. 

Yo sé que los trabajadores no tienen la culpa, y menos los colegas de Almería, pero siempre puede quedar alguno por las orillas del río Betis que vuelva a meter la mano, nos ponga otros anuncios de café y nos deje a los almerienses compuestos, con caras de gilipollas y sin tomarnos las uvas, yo las de Manolo, mi querido taxista de Terque. 

Y eso, otro año más, no. 
Bastante cabreo cogí el pasado como para volver a caer en sus campanadas de medianoche. 
Qué no, lo siento, que no me fío. 
Que buscaré otra cadena de televisión donde no me tomen el pelo, que después el pato de la mala suerte lo pagamos nosotros, como nos ha ocurrido durante este año, no los dirigentes del canal que nos dejó el pasado sin campanadas.


Usted es libre de hacer lo que quiera, puede fiarse o no, pero después no se queje si le vuelven a dejar con las uvas sin tomar, o hacerlo con las campanadas de Canarias, como tuvieron que hacer muchos almerienses el año pasado buscando en internet una emisora guanche. 
Yo les aviso, y el que avisa..

No hay comentarios:

Publicar un comentario