viernes, 18 de diciembre de 2015

En Vera ya no se va a poder ir de "putas"

Sexo-multas



 Vera va a multar la prostitución y al cliente hasta con tres mil euros



Joder, joder. 
Al onanismo caballeros, que no están los bolsillos como para soportar multas como las que Félix López, alcalde de Vera, quiere imponer a los actores de la profesión más vieja del mundo. 
El problema puede estar en que los demás ayuntamientos de la provincia decidan poner en marcha iniciativas similares. 

Comerse una rosca se va poner difícil en Almería. 
Hace años viajábamos a Francia a ver el Último tango, ahora tendremos que buscar una provincia cercana donde los almerienses no sean perseguidos y multados a la hora de satisfacer sus ardorosas pasiones.

 Cuando yo digo que los políticos nos quieren controlar hasta los momentos amorosos con nuestras señoras. Como “el nieto de Monterreal” imponga la medida y las multas en la capital ¿qué van a hacer los caballeros que regularmente se vienen desplazando desde pueblos más o menos cercanos para echar esa cana al aire que no pueden hacer volar en los suyos? 
Tendrán que buscar otros municipios donde no sean tan pacatos sus dirigentes.

Estos políticos nos van a fastidiar hasta los pocos ratos de satisfacción que nos queda en la vida. 
Y algunos ya no tenemos ganas ni edad para engolfarnos en la red. 
Si encima la artrosis empieza a hacer estragos en las extremidades superiores, ni a las enseñanzas y rabia del pobre Onán vamos a poder acudir.
 
Yo creía que los políticos están para hacer más agradable la vida de los ciudadanos. 
Pues en Vera va a ser que no. 
No sé para qué están, pero para hacernos felices parece que no. 

Deseemos que no se copien los demás alcaldes. 
Entiendo que unos vecinos de una famosa calle de la capital se quejen y pidan soluciones, pero ello no se arregla prohibiendo y multando algo tan básico y necesario como es el sexo. 

Mientras haya compradores (y esos no van a acabar nunca, a no ser que los vayamos castrando al nacer) habrá venta. 
En la calle o donde razonablemente se les permita. 
Sean algo más imaginativos (coño) y busquen soluciones a los problemas que representa la prostitución callejera para los vecinos.

Si no puedes acabar con una situación, únete a ella y buscad juntos una salida. 
Desde hace muchos años se viene hablando de la prostitución callejera, pero los políticos, “meapilas y pacatos” no encuentran la solución. 
Diría más bien que los que nos gobiernan no se atreven no sean que vayan al infierno.




No hay comentarios:

Publicar un comentario