miércoles, 16 de diciembre de 2015

¿Chalecos, vacunas o políticos?

Policías



Andrés García Lorca: ¿Qué queremos, más chalecos o vacunas?



Un grupo de policías nacionales se manifestaban ante la subdelegación del gobierno solicitando mejoras para su trabajo. 
Centraban su reivindicación en medios para luchar contra la delincuencia y el terrorismo, poniendo el acento en algo tan esencial como es un chaleco de protección. 

Es normal, es de admirar y de defender que los defensores de los ciudadanos tengan la libertad de salir a la calle, como cualquier otro colectivo o sector, a poner de manifiesto sus necesidades. 
Es la demostración de que este país empieza a ser mayor, que cada día cala un poco más la democracia en él, que el poder político debe estar al servicio de los ciudadanos y no al contrario, como todavía viene ocurriendo. 

Ver a los policías en las puertas de don Andrés García Lorca me parece de una normalidad a destacar. ¡Bien por ellos, bien por todos los que han hecho normal una situación como esa!

Vamos con los chalecos y las vacunas. 
No sé si es textual por parte de don Andrés la frase que aparece en los medios sobre si lo que queremos son más chalecos o vacunas. 
Estoy de acuerdo en que el listón debe estar situado a alguna altura pues no hay máquina que nos de dinero para todo lo que se nos ocurra, pero ¿cree don Andrés que ese listón debe estar en las vacunas de nuestros hijos o en los chalecos de los que se juegan la vida por nosotros? 

Tenemos miles y miles de políticos cobrando del presupuesto, y no vemos la altura en la que ponen el listón. Tenemos miles y miles de asesores y al listón ni se le espera. 
Televisiones públicas en ayuntamientos, comunidades y la nacional. 
Miles de empresas públicas donde trabajan los amigos y familiares de los políticos y no hay listón que acabe con ellas.


Queremos chalecos y vacunas. 
Lo que no queremos son tantos sillones donde sientan sus culos miles de políticos y de asesores. 
Eso es lo que no queremos, don Andrés. 

Para los políticos siempre hay dinero. 
No se les paga a las farmacias, pero al político no le falta su soldada, tampoco a los trabajadores de la escuela de Fines, pero al político no le falta por cobrar ni una dieta. 

Y así podríamos seguir. 
Queremos vacunas y chalecos. 
Y tanto que las queremos, lo que no queremos son tantos vagos como se sienta horas y horas en los escaños de cualquier administración pública sólo para votar, y encima alguno lo hizo con el pie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario