miércoles, 23 de diciembre de 2015

¡Aquí todos ganan, como los tontos!

Elecciones


En Almería todos los partidos dicen estar contentos, como siempre.


Se puede ganar perdiendo más de sesenta mil votos y dos escaños en el parlamento y se puede sentir uno feliz perdiendo cuatro mil votos y manteniendo los escaños. 
Felices están y se nota los dos partidos que han conseguido entrar en el parlamento con un representante cada uno. 

El Pp se ha dado un batacazo de narices. 
Y se le venía avisando. 
Recuerdan lo de Matarí de número dos. 
Sintomático de por dónde iban las cuentas populares.

 Pero claro, han vuelto a ganar las elecciones y pintada de azul aparece la provincia en el mapa, por lo que pueden presumir de ello y por ello alegrar una cara que se mostraba desencajada en la noche del domingo. Desencajada porque han perdido más de sesenta mil votos. 

Deberían tomar alguna determinación sus dirigentes, se vienen desangrando elección tras elección y no vemos que intenten suturar la herida. 
¿Ha llegado el tiempo del cambio para Amat y demás directivos? 
Todo apunta a que es el momento de la mudanza.

Es de lógica que el que gobierna se desgaste, lo increíble es que lo haga también el que está en la oposición. Decía Sánchez Teruel que el domingo fue un día feliz, que el ciudadano almeriense ha pedido cambio, pero supongo que ese cambio que canta sin él, no se pueden entender de otra manera los resultados. 

El Psoe pierde en Almería más de cuatro mil votos. 
Nada comparable a la perdida de el Pp que se deja sesenta mil, cierto, pero ellos gobernando y vosotros en la oposición. 
No lo olvides. 

El Pp se lo debe hacer mirar en Almería cuanto antes, pero vosotros no lo dejéis mucho.

La felicidad de C´s y Podemos en Almería se entiende. 
Han conseguido sacar un diputado cada uno. 
Deben ser conscientes de que no son sus méritos los que los llevan a Madrid, son los fracasos políticos, la corrupción y otras lindezas de los dos grandes partidos los que les ha aupado a ese escaño obtenido. 

No se duerman en los laurales. 
Los bloques siguen estando ahí y los votos podrán seguir bailando dependiendo de lo que hagan los partidos en el futuro.

Y nosotros ¿qué? Nosotros hemos votado menos de lo que se esperaba. 
Hemos pasado de ellos (los políticos) y no deberíamos haberlo hecho. 
No parece que tengamos mucha confianza en los que actualmente nos representan y tampoco en los que van a tener esa responsabilidad. 
No ha sido una jornada tan histórica como se esperaba y se decía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario