viernes, 20 de noviembre de 2015

Ríos de agua nos prometen los políticos: Mentira

Recuerdos de ayer


Dijo Alfonso Guerra: “Traeremos el agua a Almería desde los picos de Europa”



No estaba acabada la rambla, frente a los jardinillos se instaló una tarima para uno de los mítines de aquel Psoe que ilusionaba a la gente.

El kiosko de los garbanzos tostaos seguía ofreciendo un manjar para los jóvenes y para acompañar algunos vasos de vino, y con un cartucho en la mano miles de almerienses se dispusieron a escuchar al látigo verbal del Psoe: 
Alfonso Guerra. 

Una frase quedó para la historia de nuestra provincia: 
“Traeremos el agua para Almería desde los picos de Europa”. 

Almería seguía escribiendo en sus carreteras aquello de: 
“Más agua, más árboles”. 

Se equivocó don Alfonso. 
¿Se equivocaba también cuando lo prometía ante miles de almerienses, o lo hacía de corazón? 

El actual máximo dirigentes del Psoe español, Pedro Sánchez, ha dicho en Viator “que si es presidente a partir del veinte de diciembre traerá agua para mi querida Almería”. 
No dijo de donde, pero sí que tendremos más agua. 

Entre aquel mitin de Alfonso y el de hace un par de semanas de Pedro han pasado algunos años. 
La promesa del señor Guerra no se hizo realidad. 
¿Veremos algún día el río de agua que nos ha prometido el señor Sánchez?

En medio de los dos dirigentes socialistas y de sus promesas hídricas han ocurrido algunas cosas. 
La más importante y que tira por la barranca cualquier promesa política sobre el agua, es que un presidente de España, socialista él, al que el propio Alfonso Guerra bautizó como bambi y bobo solemne, decidió acabar con un trasvase de agua de la desembocadura del Ebro al sureste español. 

Se había puesto la primera piedra y contaba con el apoyo de los dos grandes partidos: 
Pp y Psoe. 

Recuerden que Manuel Chaves, presidente de Andalucía, estuvo en Almería en aquella ocasión. 
Yo y miles de almerienses nos creímos aquella tarde-noche a Alfonso Guerra: 
"De los picos de Europa agua traeremos"

De nada sirvió. 
El agua del Ebro por estas tierras nos parecía una realidad en el tiempo, pero llegó Zapatero y a la barranca el proyecto. 

Ahora nos llega don Pedro Sánchez y nos quiere ilusionar de nuevo a los almerienses con algo tan necesario para nuestro futuro como es el agua para la agricultura.

Si es presidente tras el veinte de diciembre los almerienses tendremos más agua. 

¿Se puede confiar de nuevo en la promesa del político? 
¿No aparecerá otro solemne bobo rompiendo el cántaro? 
Estarían mejor calladitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario