viernes, 6 de noviembre de 2015

¿Quién paga el agua desalada?

Desaladora


La del campo de Dalías, casi doce años después, ya está en funcionamiento



La primera desalobradora del famoso Plan Agua que nos presentó doña Cristina Narbona, la ministra que llamó a los chicos del arco iris para acabar con el Algarrobico, lleva desde hace un año acabada y ahora está empezando a dar agua. 

¿Qué ha ocurrido durante este año con la desaladora? 
¿Por qué no se puso en funcionamiento en su momento? 
No estaría mal que alguien nos lo contara con más detalle. 

Una obra de estas características tiene, según los técnicos, una vida de diez años, más o menos. 
La de Balerma ha costado hasta estos momentos a las arcas de todos los ciudadanos ciento treinta millones de euros, que se dice pronto. 

Si alguien quiere hacer rentable una desaladora ¿a qué precio tiene que vender el metro cúbico de agua? 
Y ahí empiezan los problemas. 

Los regantes de Murcia, tras ver como el trasvase del Ebro se vino abajo gracias al trabajo de un bobo solemne, han conseguido del ministerio de agricultura un precio político al agua desalada para los regantes. Los de Almería, que no son menos sus necesidades hídricas, están pidiendo la misma medida para nuestros campos. 

No entiendo que desde un gobierno que se dice nacional se pueda dar unas ventajas a una provincia y no a otras. 
El precio del agua desalada que se paga con el dinero de todos los españoles debe ser para todos los regantes por igual. 
Cualquier otra diferencia, como se pregona desde Madrid con el agua para los regantes de Murcia, no deja de ser un agravio que los regantes almerienses no deben consentir.

¿Se han preguntado ustedes quién pagará la diferencia de esa agua desalada que tan necesaria está siendo para nuestros campos? 
Cada uno de los grifos de nuestras casas. 
Me van a perdonar, pero no estoy de acuerdo. 

Si se trata de ponerle un precio político al agua que sea para todos los usuarios. 
No solo para los regantes. ¿Por qué un vecino que cobra seiscientos, setecientos o mil euros al mes tiene que pagar el agua más cara que un regante con unas cuantas hectáreas en producción? 
Pues eso.

Y dentro de diez o quince años, cuando la desaladora necesite nuevas inversiones sin haber rentabilizado las anteriores, ya me dirán qué bolsillos van a ser los esquilmados de nuevo. 
Las subvenciones de la desaladora de Rambla Morales, recuerdan, que no llegó a ponerse en funcionamiento, por cierto ¿de qué bolsillos salieron? 
Pues eso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario