lunes, 2 de noviembre de 2015

Mucho tren, mucho tren, pero del Materno no quieren oír hablar

Ausencias


No estábamos todos en la manifestación por el Materno Infantil



Cincuenta, sesenta o setenta han sido las cifras que se han dado de las personas que se reunieron bajo la lluvia en la concentración promovida para que Junta de Andalucía cumpla la promesa y primera piedra del Materno Infantil almeriense.

 Muchos no estábamos, es cierto, pero por mi parte sumen uno más, no me hubiera importado estar. 
¿Ya no me cuentan? 
Tampoco me preocupa demasiado, como no debe preocuparle a los convocantes y a los asistentes. 
Tienen toda la razón del mundo. 

Uno ya se esperaba que el Psoe no asistiera, no es que estén bajo la dura bota de la presidenta Susana, no, es que no quieren hacerle el juego a la pinza de Podemos y Pp. 

Lo más grande es que se creen lo de la pinza. 
Lo pusieron en práctica en los tiempos de Anguita y como les salió bien. 
Ahora vuelven con Podemos. 

Me ha sorprendido más la ausencia de Izquierda Unida. 
Yo creía que la coalición y sus líderes a la cabeza en Almería estaban por la labor de la construcción del Materno Infantil. 

Demuestran que no es así. 
Me sorprende por parte de Rosalia Martín. 
Debe ser que les preocupa más el tren. 

Lo mismo que los sindicatos. 
Ugt tiene una escusa, si los nuestros del Psoe no van, no vamos nosotros a hacerles la cusqui. 
Se entiende. 

Pero ¿y Comisiones? 
¿Están subidos en el tren a Madrid y no han tenido tiempo para llegar? 
Es posible que se haya parado el tren en alguna vieja estación. 

Zane Grey debe tener algún fan dentro del sindicato. 
Yo me las he leído todas. 
Me encantaban.

¿Y qué me dicen ustedes de Ciudadanos? 
¡Don Miguel Cazorla no ha salido en la foto! 
¡No me lo puedo creer!  
¿Miguel ha dejado pasar la oportunidad de salir en una foto defendiendo un hospital para Almería? 

Me extraña, pues no le extrañe, no está en la placa. 
¿Me está usted diciendo que don Miguel no se puso al lado del Materno Infantil? 
Pues no se puso. 
Lo mismo no le gustaba la compañía o debía estar cruzando los mares en la falúa. 

¿Tampoco estuvo doña Marta Bosquet? 
Tampoco se la vio. 
¿Y a la nueva coordinadora? 
El flax no la cogió. 

¿Quizás les dio un toque de atención el señor Marín? 
Eso por ahora no se sabe, pero en política los secretos duran menos que un buen sueldo en la puerta de un partido político. 

A la manifestación del tren entre quinientos y ochocientos almerienses, hablaremos de ella otro día, como no puede ser menos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario