viernes, 27 de noviembre de 2015

Las corridas de Gabriel Amat

Otro toro



Gabriel Amat tiene otro toro en la arena, ¿lo cogerá esta vez?



Gabriel Amat está siendo el político almeriense más perseguido, espiado, investigado y diría que hasta acosado por medios, oposición y por asociaciones que se han creado para su caída. 
Pero ahí lo tienen ustedes, aguantando como los buenos maestros a todos y cada uno de los morlacos que salen por la llamada puerta de los sustos. 
¿Alguno lo corneará? 

Él manifiesta sentirse tranquilo y seguro ante lo que viene  haciendo en su vida pública. 
Si él lo dice. 

El último toro aparecido lleva sobre el negro lomo el suelo que el Pgou de la capital quiere recalificar en la Cuesta de Los Callejones y que se dice estaría en manos (presuntamente) de una empresa en la que participa Gabriel Amat. 

La historia parece que viene de lejos, pues se habla unos terrenos comprados hace más de diez años y que desde aquellas fechas, más o menos, viene intentando recalificar el ayuntamiento. 
El ayuntamiento intentando y la Junta renunciando. 

La historia del Pgou de la capital se ha convertido en un pantanal con las arenas cada día más movedizas entre ayuntamiento y junta. 
Es una alegría comprobar lo mucho que les preocupa el desarrollo y el futuro de la ciudad.

Volviendo al mundo taurino de don Gabriel:
Son tantos los toros que lo persiguen y acosan que lo sorprendente es que hasta el momento ninguno le haya rozado lo más mínimo con el finísimo pitón. 

Suerte hay que tener en la vida, es cierto, y al señor Amat parece acompañarle. 
Denuncias viene teniendo desde hace más de veinte años y hasta ahora con el capote les ha sabido dar una salida satisfactoria. 

En más de una y dos veces se nos ha dicho que de esta no salía vivo (políticamente), que ahora la justicia-toro lo tenía bien “trincao”. 
Pues tampoco era esa vez. 
Había que seguir esperando. 

Y así llevamos veinte años entre Roquetas y Almería. 
El último afer conocido no aparenta ser muy peligroso para su carrera política si es que los terrenos son de una empresa en la que participa, que él lo niega. 

Con no recalificar los mismos por parte del ayuntamiento o de la junta se acaba la historia. 
La cuestión económica se le puede resentir, pero no creo yo que a estas alturas del partido le vaya a preocupar unos millones de euros al señor Amat.

Todo apunta a que tampoco va a ser en esta ocasión cuando el negro toro lo empitone, saldrá vivo de la corrida.
Habrá que seguir esperando la salida de otro morlaco. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario