jueves, 8 de octubre de 2015

¿Se atreverá Miguel Cazorla a poner una censura?

Moción de censura


Luis Rogelio reta a la oposición a que ponga una moción de censura



Por una vez estoy de acuerdo con la posición del alcalde pepero de la capital, Luis Rogelio Rodríguez. 
Si la oposición no está en  sintonía con su gobierno, si no le gusta su forma de gobierno que le ponga una moción de censura. 
En las democracias es lo que se hace y nadie se rasga las vestiduras. 

Entiendo que el ayuntamiento de Almería tiene unas responsabilidades ante las que responder, pero no tiene por qué ser el que responda por las de otras administraciones, en este caso la Junta de Susana. 
No es justo que mientras los dineros de todos los andaluces se los gastan en el eje sevillano, el ayuntamiento de Almería tenga que pagarle a la Junta lo que ello no hace o no quiere hacer en la ciudad. 

Viene diciendo la delegación de salud, con un socialista almeriense al frente, que el servicio está bien cubierto con el centro ubicado en el parque Nicolás Salmerón. 
Pero algún "pitufo iluminado" se ha empeñado en que los almerienses adelantemos un dinero que tiene que venir de la muy lejana Sevilla para la Casa del Mar. 

Dios, y que en algún momento nos creímos que estos emergentes venían con los ojos abiertos a la política. ¡Qué lástima, qué desengaño, qué pérdida de tiempo y voto! 
Dan menos sombra que un pitaco.

Tenga coraje don Miguel y ponga esa moción de censura, coño. 
Seguro que le apoyan Juan Carlos y Rafael Esteban. 

Otra cosa a discutir sería la elección del alcalde. 
La puerta abierta por los chicos de la Cup en Cataluña puede hacer que tengamos tres alcaldes, no es mala idea ¡eh!. 

Tres días para don Juan Carlos y el Psoe: lunes, miércoles y viernes; 
dos para usted y ciudadanos que al fin y al cabo es el que manda en la moción: martes y jueves; 
dos, sábado y domingo que no se manda mucho, para Iu y Rafael. 

Así descansan usted y Juan Carlos los fines de semana, ya que está comprobado que tres días al frente de la ciudad cansa mucho. 
Luis Rogelio tiene que irse cada semana al Senado a descansar del mucho trabajo que le da el ayuntamiento.

Vamos don Miguel, sea usted valiente. 
Y a partir de ese momento al ayuntamiento de Almería lo convierten ustedes en una empresa o banca pública para prestarle a doña Susana el dinero que le falta para invertir en Almería y que según dicen las malas lenguas  de la “derechona” se ha gastado la Junta en eres, cursos o subvenciones a amigos y colegas.

 Tendremos que esperar a que pasen las generales, ¿no? 
Hasta entonces ocurrencias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario