jueves, 22 de octubre de 2015

Las cuentas del puerto de Trinidad Cabeo

El puerto


El transito del mármol se convierte en aliado de la presidenta del puerto


Y no es mal aliado de cara al futuro del puerto. 
Si nos sigue pareciendo lejano el día en el que nuestra agricultura surque con garantías por el Mediterráneo buscando otros puertos y otras aguas, el mármol y una empresa privada nos permite pensar y creer, vamos a esperar a confirmar en el futuro, que puede ser una entrada de dinero importante para la maltrecha economía del puerto almeriense. 

Sí, es cierto que los últimos datos dados a conocer por doña Trinidad Cabeo, presidenta de la Autoridad Portuaria, hablan de beneficios, y uno se alegra, pero no explica de dónde y cómo llegan esos beneficios a las cuentas del puerto. 

¿Si no se hubiera vendido en subasta el viejo barco Berkane que durante años ha estado varado en nuestro puerto nos estaría contando la historia de los beneficios, señora Cabeo? 
¿O estaría intentando esconder de nuevo la crisis por la que sigue atravesando el puerto almeriense?

 Del Berkane el puerto consigue un millón ochocientos mil euros, si les restan ustedes los beneficios que nos daba a conocer la autoridad hace unas semanas, tendrán un dato cuanto menos preocupante si es cierto y se nos confirma: 
En el último ejercicio del puerto se ha perdido más de un millón cuatrocientos mil euros. 
¿Nos lo confirma doña Trinidad? 
Supongo que no está por la labor.

Para que el ejercicio se cerrara con buenos números para el puerto deben saber que tras la subasta del Berkane sólo él ha cobrado. 
No lo han hecho otras empresas a las que la propiedad del barco les adeudaba ciertas cantidades, y lo que es más sangrante todavía: 
No han cobrado los trabajadores que durante casi un año permanecieron encerrados en el barco, esperando que alguien les pagara los salarios devengados. 

Pero a la Autoridad Portuaria la subasta del barco le ha servido para vender ante los almerienses una buena gestión y unos cientos de miles de euros. 

No hay peor ciego que el que no quiere ver, y me temo que la presidenta del puerto no quiere ver la realidad de lo que viene ocurriendo en las aguas que bañan la ciudad de Almería.


De la presencia del mármol en el puerto camino de nuestras empresas y otras de medio mundo se alegra uno. 
Son de esas noticias que se deben apoyar, pues abren una carretera de futuro para el puerto y para el sector del mármol del que Almería se siente tan orgullosa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario