jueves, 19 de febrero de 2015

¿Pelea por el urbanismo de la capital?

Urbanismo

¿Por qué no se va ahora don Pablo Venzal?



Las fuentes municipales del Pp rumoreaban hace unos días que el más cercano colaborador de Luis Rogelio, el hombre que le acompaña, le defiende y paga los platos rotos si hace falta, sería al final el elegido para el urbanismo de la capital hasta el mes de mayo una vez que don Pablo se metía en campaña. 

Lo siento por don Manuel Guzmán, no lo va a ser. 
¿Ni siquiera hasta el mayo electoral? 
Ni siquiera. 
Sigue el señor Venzal hasta esa fecha. 

¿Y por qué? 
Lo tendría que explicar. 
Pero no se quiere ir ahora, que es lo que tendría que hacer, pero algún interés quedará por cerrar. 

¿Será Guzmán después si Luis consigue de nuevo la vara de mando?
 Está por ver.
 Antonio, ¿lo dejamos?

 No adelanten acontecimientos que ese mayo electoral del que hablan viene cargado de electricidad. 
Pero si Luis Ro le pide a Manuel que sea edil de urbanismo, Guzmán lo será con gusto.
¿Y quién no?
¿Se lo pedirá? Se daba por seguro, pero ya se sabe que en la política entras como candidato a la reunión y sales como cesado.  

La salida del ayuntamiento de Pablo Venzal la tendrían que explicar los protagonistas. 
Tres, bajo mi punto de vista: Pablo, Luis y Gabriel. 
Empezamos por el final.

En más de una y de dos ocasiones se le ha oído decir a Gabriel Amat lo flojo que era el equipo de Luis en el ayuntamiento, salvando a Pablo de la quema. 
Si ahora se lo lleva a las andaluzas… no parece que sea la labor del presidente del partido desnudar el ayuntamiento donde tienes el poder para un hipotético triunfo en Sevilla, cosa más que difícil según dicen las encuestas. 
¿Está trabajando Amat contra Comendador? 

Luis Rogelio viene demostrando en su carrera política que no es hombre de equipo, sino de adhesiones. Alguna explicación debería darnos sobre la marcha de su edil de urbanismo a las andaluzas. 
¿Enfrentamiento político entre ellos? 
Algo tiene que estar ocurriendo entre Luis Rogelio y Pablo para la decisión que toma el concejal. 
Es la primera vez que alguien abandona urbanismo.


¿Y él, qué? 
¿No tiene nada que decirnos don Pablo? 
Mientras nos lo dice, que no lo hará, comprendo que lleva algún tiempo esperando su momento para la alcaldía, que se lo han prometido en más de una ocasión, que este año parecía su meta y que cansado tira la toalla municipal. 

Cansado y harto. 
Harto de palabras y de promesas que no se hacen realidad, cansado y harto de sacarle las castañas del fuego a Luis. 
Los años no pasan en balde y han sido bastantes detrás de él a la espera de un sueño que alguien no quiere que le llegue a usted. 
El parlamento es un buen lugar para descansar y después...
Las segundas partes..
A Carmen Crespo le están saliendo bien.





No hay comentarios:

Publicar un comentario