lunes, 19 de enero de 2015

¿Se pueden limpiar los partidos?

Limpieza

Militantes del Psoe llaman a limpiar la casa



No es ninguna sorpresa, siempre ha habido en los partidos políticos un ala que quiere a través de la honestidad y la honradez ganarse la confianza de los ciudadanos. 
La del Psoe se daba a conocer hace unos días. 

Lo sorprendente, que lo hicieran fuera de la sede oficial del partido en el que militan; que se tuvieran que buscar una casa como la de Melilla para decirle a la sociedad almeriense que no todo está aún perdido, que hay un grupo de hombres y mujeres que no quieren sentirse avergonzados por los casos de corrupción que se producen dentro de su partido. 

Y lo que para ellos es mayor agravio, ver las posturas de la dirección provincial ante las situaciones que se están viviendo. 
No entienden, dicen en su nota, que se pueda ir a unas elecciones con candidatos imputados o con juicios abiertos.

¿Si este sector que pregona la bandera intachable de la honestidad tuviera el poder qué haría ante lo que se les avecina? 
No crean que tenga muy claro la respuesta. 
A lo largo de los últimos treinta y tantos años he visto casi de todo. 
Cuesta trabajo creer hoy día en la palabra de los políticos. 

Me encontré hace unos días con un almeriense y roquetero de pro, Paco “el largo”. 
Sigue tan largo como siempre, lleva con buen ver los setenta y se siente tan harto como los demás ciudadanos de una clase política que se ha pasado por el forro de sus privilegios los valores y las ilusiones de los que llegaron a la política en los setenta y ochenta. 
Me cuenta los cambios de chaqueta que se están dando, las zancadillas de unos y de otros para llegar al poder. 
Una vergüenza, querido Paco. 
Algo entrados en kilos andamos, pero los llevamos bien.


Por eso no deja de ser ilusionante que alguien se atreva a enfrentarse a la dirección de un partido, en este caso el Psoe, y decirle a Teruel y cía que los votantes se merecen un respeto y los militantes no tener que pasar por la vergüenza pública de ver como se defiende a imputados por corrupción o abusos de poder. Suena bien. 
También lo dicen Pedro y Susana, pero que empiecen a llegar las obras, que cansados estamos de palabras.

 Es hora de que los socialistas, si de verdad quieren recuperar la confianza del ciudadano, pongan sobre la mesa los nombres de los que no deben ni pueden ni van a figurar en sus listas. 
Sólo así podrán ir con la cabeza bien alta, sin tener que pasar vergüenzas públicas.
¿Lo harán? 
No lo creo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario