sábado, 17 de enero de 2015

¿Se le tiene miedo a Pablo Iglesias?

¿Miedo a Podemos?

Según Antonio Heras no hay miedo a su nuevo grupo político



No digo que no tenga razón el señor Heras, pero la impresión que se está vendiendo en media España, y hasta en la otra media, es todo lo contrario. 
Es el problema de haber llegado al poder con ejemplos que después son difíciles de mantener y defender.

La irrupción de Podemos en el panorama político almeriense, así como en el resto del país, fue celebrada como una cascada de agua fresca sobre unos partidos (Psoe,Iu y Pp) que venían ejerciendo de capataces, cuando no de señoritos de nuestras vidas y campos. 
La corrupción rampante que emanaba de los tres grupos políticos hizo poner en manos de Podemos una esperanza, o por lo menos la oportunidad de darle a esos grupos una patada en todas las posaderas que les hiciera pensar que se estaban equivocando con la política que estaban llevando. 

Al cabo de unos meses los tres no han cambiado de política, siguen en sus trece y el ciudadanos sigue buscando donde depositar su confianza.

Cuando las voces de Podemos aparecen en los grandes medios los ejemplos que ofrecen no son como para darles un cheque en blanco. 
Cuando contestan a las preguntas de los periodistas, menos. 
No es el caso de Antonio Heras en la entrevista realizada por el compañero Simón Ruiz, cierto, pero sabemos que si duros son los núcleos directivos de los partidos clásicos, el de Podemos no lo es menos. 

El ciudadano no quiere aventuras que ponga en peligro lo conseguido, el ciudadano lo que quiere es honradez, honestidad en los hombres y mujeres que responden de la gestión pública. 
No nos gustan las amenazas, vengan de donde vengan. 
Queremos gente dispuesta a dar la cara y a luchar por los ciudadanos, no a todo lo contrario. 

Cuando las estrategias políticas se ponen por encima de los intereses de los votantes, mal asunto es. 
Y en Podemos, como en el resto de las formaciones, los intereses particulares de grupo parecen primar en estos momentos sobre los nuestros. 

No nos presentamos a las municipales, dice Antonio. 
¿Y por qué, pregunta uno? 
Apoyaremos a grupos que defiendan las líneas de Podemos. 
¿Y por qué no lo hacéis vosotros mismos.
Si ya empezamos así ¿qué confianza, Antonio, le está ofreciendo Podemos a los almerienses? 
¿Y a los que les votaron en las europeas?

Miedo, preocupación, esperanza, ilusión, una retahíla de sentimientos despierta Podemos que en mayo no despejará.
O no quiere o no le interesa hacerlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario