lunes, 12 de enero de 2015

Más ilegales son ellos

Casas ilegales

Consejero ve positivo para Andalucía el derribo de viviendas ilegales



No tenía intención de seguir con la vieja y cansada historia de las viviendas ilegales. 
Creía que lo último aportado por la presidenta en sede parlamentaria cerraba el conflicto. 
Veo que no es así. 
Se les sigue tomando el pelo a los extranjeros que compraron una vivienda creyendo que era legal. 
Pero lo que ha llenado el vaso son las declaraciones del consejero de la Junta. 

Según don Rafael Rodríguez, responsable del turismo andaluz, beneficia a la marca Andalucía el que se engañe a compradores ingleses, se les saque sus ahorros con la compra de buena fe de una vivienda ilegal, se la derriben unos años después y encima sin darles ni un euro de lo que les costó la vivienda. 
Para él, esta es la demostración de la seguridad jurídica que se vive en Andalucía. 
Y se demuestra, según el señor consejero, en que los turistas ingleses han aumentado sus visitas a nuestra comunidad en el último año.

Con dirigentes así, se entiende lo de Andalucía imparable y sin frenos. 
Uno entendía que la seguridad jurídica de un país se demostraba en que no se construían y vendían casas ilegales. 
En que se defendía la buena fe de unos compradores contra la corrupción de unos constructores y unos políticos que hacían su agosto con estas familias. 
Uno creía que la seguridad jurídica de un país se demostraba con la puesta a disposición judicial de los autores de los delitos, no de los que los sufren. 
Pues resulta que no. 

Para el señor Rodríguez el derribo de unas viviendas, el que unos ingleses pierdan sus casas compradas de buena fe y no se les indemnice beneficia la marca Andalucía y demuestra que la seguridad jurídica y la justicia es para todos por igual.

Mientras unos pierden sus casas, los otros no entran en la cárcel a pagar su tropelía. 
A los compradores la justicia les castiga con el derribo de su vivienda, pero nada hace con los que dieron los permisos o miraron para otro lado mientras unos señores construían y vendían unas viviendas sin los permisos pertinentes. 

Pero según la Junta estas decisiones son positivas para la marca turística de la comunidad. 
Y se quedan tan tranquilos. 
Ellos son así. 
Lo único positivo han sido los dineros que algunos han ganado engañando a unas familias que creían que éramos un país serio, con unos constructores honrados y unos políticos honestos. 
Qué país tenemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario