domingo, 4 de enero de 2015

La política y los reyes magos

Carta a los reyes

La presidenta de la Junta pide a los reyes magos millones de euros

Cuando la gestión política se basa en la ilusión y la esperanza poco se puede esperar de ella. 
Si las infraestructuras de Almería, el Ave y demás necesidades se tienen que pedir en carta a los reyes magos de Bruselas apañados vamos los almerienses. 

Yo les vengo pidiendo desde hace más de cincuenta años que me toque la lotería o la once, tanto  me da, y aquí me tienen, esperando. 
¿Esperando? 
Pues claro, que otras cosa se puede hacer. 
Me está queriendo decir que los almerienses vamos a tener que esperar a que dentro de uno o de cincuenta años los reyes magos de Bruselas se acuerden de nosotros. 

No se me ponga drástico ni insoportable con la Junta y sus políticos, que lo conozco. 
Ahora lo importante es que la presidenta de todos los andaluces, doña Susana Díaz, ya ha mandado tan importante carta a los queridos reyes de los niños grandes que habitan en Bruselas. 
Si le hacen caso y les traen los millones, habremos ganado todos. 

¿Y si no les hacen caso, si no les dan los millones? 
Tendrá usted que reconocer y escribir, que las culpas ya no son de la Junta y de su presidenta, la imparable Susana, si no de los reyes magos de Bruselas que no se han portado nada bien con Almería y los almerienses. 
Serán…

Está claro, o Bruselas nos saca del pozo o nos ahogamos en él aunque no tenga ni una gotica de agua. Tenemos un gobierno central con don Mariano, “el corto”, otro autonómico con doña Susana, “la casta”, pero tienen que ser los reyes magos los que vengan con la solución a los problemas de nuestra tierra. Pregunto: 
¿Para qué queremos a don Mariano y su gobierno? 
Eso, ¿para qué? 

¿Para qué queremos un gobierno autonómico con doña Susana? 
Eso, ¿para qué? 
Al final ninguno de los dos, pobres míos, son culpables de nuestros endémicos males. 
Las culpas son de los reyes magos de Bruselas que no atienden las cartas de la joven presidenta andaluza en las que les pide unos cuantos millones para los muchos problemas que todavía aquejan a la vieja Almería.

Si los reyes magos de Bruselas se acercan a las cuentas millonarias de los Eres andaluces, de las subvenciones de Cursos a parados de los sindicatos y la patronal, se comprende que vengan tirando a la papelera las misivas de la presidenta de todos los andaluces. 
Las lágrimas de cocodrilo, como nos decía mi santa Isidora, ya no convencen a nadie.




No hay comentarios:

Publicar un comentario