jueves, 4 de diciembre de 2014

¿Qué pasa en el Pp de Albox?

Albox

Dimiten tres ediles del Pp por diferencias con el portavoz



No se merece el pueblo de Albox (y la gran mayoría de sus vecinos) estar estos días en la páginas de la prensa por culpa de las luchas intestinas y las tropelías de sus políticos. 
No creo que se lo merezcan. 
Y mucho menos que no se les explique abiertamente lo que está ocurriendo. 

La crisis del Pp en el ayuntamiento, con la dimisión de tres de sus concejales, es la última gota por ahora conocida, pero algo me dice que el goteo va a seguir existiendo y que las noticias-vertedero seguirán cayendo en un pueblo que tiene en estos momentos más que celebrar que reprochar. 

No se dimite en bloque, como hacen los ediles peperos, por cuestiones personales, y los votantes que los auparon al escaño se merecen una explicación de por qué se van a unos meses de las nuevas elecciones.
Tampoco estaría de más que el secretario provincial del Pp, don Javier Aureliano García, responsable político de la provincia de su partido, diera alguna explicación sobre lo que ha venido ocurriendo en el Pp de Albox y que ha desembocado en una rebelión en toda regla con el abandono de tres de los concejales. 

Los rumores son malévolos y ellos apuntan a que desde la capital ya se había manifestado que los tres ediles de marras no repetirían en la próxima lista y que estos les ha llevado al actual abandono, con el desgaste que ello pueda suponer para el futuro candidato. 
Los navajazos en política siempre buscando el hígado del compañero. 

Ellos no votaron en su momento al actual portavoz y éste se venga apartándolos de la lista. 
¡Como está el parque! El que no corre vuela.


Y mientras el pueblo vive atónito ante este esperpento que supone la política municipal. 
Pelea entre rivales (que se puede entender).
Lucha a muerte entre los propios que no tiene sentido (pero que ahí está). 
Y viajes para solucionar problemas. 

Muchos viajes, alcalde, dice la gente. 
Los hay que viajan a ver a la novia, y está en su derecho si paga con su dinero, y los que lo hacen, según dicen, para que sus vecinos vivan mejor. 

Estos viajes son de agradecer, pero cuando el número de ellos llama la atención alguna explicación hay que dar al personal. 
Ochenta viajes son muchos viajes ¿no creen ustedes? 
Rogelio Mena ha conseguido que el agua buena llegue a los grifos, y es de aplauso y de premio, pero ello no quita que la gente quiera una explicación sobre los ochenta viajes de su alcalde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario