miércoles, 17 de diciembre de 2014

Cada día un político imputado ¿Hasta cuándo?

Imputados

Los políticos siguen cayendo en la capilla de la imputación


Está siendo este mes de diciembre en Almería bastante llamativo en lo que a la justicia y la política se refiere. Parece como si se quisiera despedir el año con la sensación de que alguien se está tomando en serio lo de limpiar la era. 
No me parece mal. 
Tarde llega, es cierto, pero más de un político empieza a arrepentirse de alguna “tontería” cometida en el pasado y que le puede pasar factura. 

El alcalde de Carboneras se ve atrapado por el mismo delito que el de Albox: “No dar información a la oposición”. 
Algunos se pasan la democracia por el forro de sus partes pudendas y les da lo mismo. 
Son los amos del cortijo, de derechas, de centro o de izquierdas pero los amos del cotarro.  

¿Dirá ahora el Psoe que es sólo una pelea entre ediles del pueblico, como dijo la presidenta Susana de Rogelio y Albox? 
Si mantuvieran la boca cerrada, pero les puede, que le vamos a hacer. 

Ya me faltan dedos para contar a los alcaldes, ex-alcaldes, ediles y ex-ediles, parlamentarios, diputados, ex-consejeros y hasta sindicalistas que han pasado o están por pasar por el banquillo de la imputación, del juicio y hasta por la celda de cualquier Acebuche.

¿Qué habéis hecho de esta provincia? 
¿No os da vergüenza? 
¿Hay algún pueblo donde no haya un político corrupto? 
No lo parece. 
Uno a uno van cayendo todos en ese pozo creado por unos dirigentes-políticos que se han creído poseedores de la verdad absoluta, que han trazado la línea de lo ético y lo moral y la cambian cuando les interesa para sus tratos y manejos corruptos y fraudulentos. 

Lo conocido de la exalcaldesa de Antas y del alcalde de Carboneras no será lo último de este año, para vergüenza de unos ciudadanos que encima les pagamos el sueldo.

No pasa un día en que no nos despertemos con una nueva noticia sobre la corrupción política que nos rodea. 
Y hablamos de una pequeña provincia en una esquina de España. 
¿Qué no habrá pasado  o está pasando en aquellas donde el dinero corre o ha corrido con alegría desaforada? 

No pasa un día sin que se dé a conocer que un nuevo representante político se convierte en un dictador y hace del ayuntamiento su cortijo y le da información a quien le da la gana. 
Si te parece, bien, si no, llévame a los tribunales. 
Pues eso, ahí deberéis acabar todos, pues no dejáis de ser unos pequeños dictadores de pacotilla. 
Pero no dimiten.
Qué tíos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario