miércoles, 26 de noviembre de 2014

Los chanchullos y la política

Chanchullos


Rosalía Martín (Izquierda Unida) y los “chanchullos” como escusa política



Según la diputada los vecinos de Roquetas no tienen su hospital por los “chanchullos” urbanísticos de Gabriel Amat. 
No es mala escusa. 

Por esa regla de tres, ¿Almería no tiene el materno infantil por los “chanchullos” urbanísticos de Luis Rogelio? 

Si seguimos el argumento los agricultores de Laujar no reciben ayuda por el granizo por culpa de los “chanchullos” agrícolas de Coag, Asaja y Upa. 

El cierre del recinto turístico de las Menas se debe a los “chanchullos” turísticos-forestales y otros del alcalde de Serón. 
¿Incluimos en estos “chanchullos” a la delegada de fomento y turismo de la Junta, la señora Caparrós, bien conocida por usted? 
Así podíamos llegar hasta el infinito. 
Lo dejamos aquí.

No deja de ser preocupante que los políticos crean que todo vale para defender sus causas, sus sectas y sus partidismos. 
Rosalía Martín está condenando a los ciudadanos de Roquetas de Mar a no tener un hospital, un servicio tan básico como el sanitario, por culpa de unos “chanchullos” presuntamente de su alcalde. 

Si cierto fuera lo de los “chanchullos” de Gabriel Amat, ¿le parece bien a la doña Rosalía castigar a unos vecinos por los pecados de ese alcalde? 
Perdone, pero el argumento no se lo compro.
 El argumento me parece cicatero, pobre. 

No sabría qué decir y le pareció bien como titular, pero que alguien que se dice roja y defensora de los más necesitados niegue a unos votantes un bien como es un hospital por unos hipotéticos “chanchullos” de su primer edil no parece de justicia social, esa de la que tanto se presume desde los púlpitos del parlamento o ante los micrófonos de los medios informativos.


Denuncie los “chanchullos” de Amat, siéntelo ante la justicia, haga lo que tenga que hacer, está ejerciendo su derecho y su obligación en defensa de la legalidad, pero por dios, no haga que los pecados de los políticos los paguen encima los ciudadanos. 
Les pagamos sus sueldos, sus viajes, sus generosas jubilaciones, sus no menos graciosas vacaciones y encima tenemos que pagar con nuestra salud sus “chanchullos”. 

Suena a tomadura de pelo, por no escribir algo más gordo que es lo que me pide el cuerpo. 
En Roquetas hay hombres y mujeres que votan a su coalición y a los que usted también manda al purgatorio sanitario. 
¿Tienen ellos también la culpa de los “chanchullos de Amat? 
Deben tenerla.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario