viernes, 14 de noviembre de 2014

Asempal divide el comercio

Horario comercial


Asempal sólo quiere favorecer al comercio del casco histórico



Si usted tiene un comercio en el Zapillo, Ciudad Jardín, Retamar-Toyo o en Cabo de Gata Asempal no quiere que se pueda acoger a “zona de influencia turística” y obtener así un trato especial en cuanto al horario para su negocio. 
Una putada, no creen. 

¿Quiénes son estos señores de Asempal para decidir sobre la vida comercial de una u otra zona o barrio de la ciudad? 
Ya estamos con la puñetera asimetría, de la que tanto cacarean algunos sectores políticos de nuestro país. 
En el casco histórico usted puede abrir su negocio todo el tiempo que quiera, en el Zapillo no. 

Me acabo de enterar (estos señores de Asempal son los más listos de Almería) que el  Zapillo y Ciudad Jardín no tienen visitantes los domingos de julio y agosto. 
Retamar y el Toyo tampoco y en Cabo de Gata no veranea ni el gato. 
El paseo marítimo está vacío, solo y abandonado durante el verano. 
Si tiene en él un negocio que no sea de restauración no puede acogerse a “zona de influencia turística” para abrir el horario de su establecimiento, no quiere Asempal.

¿No sería más lógico, legal y democrático que cada comerciante haga de su negocio lo que quiera, abra cuando le interese y cierre cuando le dé la gana? 
No es de recibo, piensa uno, que los señores de Asempal llamen a las puertas del ayuntamiento para que un alcalde decida poner líneas a la hora de abrir o cerrar negocios en verano al albur de unos cuantos comerciantes, que se dicen representantes de todo el sector. 

No se lo he preguntado a los comerciantes del Zapillo, Ciudad Jardín, Retamar-Toyo o Cabo de Gata, pero sería interesante saber lo que piensan ellos de lo que quiere hacer Asempal con sus negocios. 
No se entiende que ante una posibilidad que se abre para todos los comercios de la capital, desde el sector que dice representarlos, se quiera beneficiar a unos y perjudicar a otros. 
No parece de recibo.


Está bien que se decida beneficiar al pequeño comercio, pero no a costa de otro de la misma talla que se va a quedar fuera. 
Si lo que se busca es cortar las posibilidades de horarios libres en verano a grandes áreas comerciales habrá que buscar otra solución. 
Y si son tan listos como parecen no deben tener ninguna dificultad para encontrarla. 
No sé lo que piensa Luis Rogelio, pero supongo que se lo pensará tres veces antes de cometer una tropelía como le pide Asempal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario