jueves, 13 de noviembre de 2014

A María le va la marcha

Consorcio

La concejala María Muñiz se baja del autobús de la Junta



No quiere guerrear, manifiesta la señora Muñiz, se quiere ir del consorcio provincial de transportes, así de claro. 
Y eso que ostenta la vicepresidencia doña María. 
Pues ni por esas, oiga. 
La concejala se baja del autobús de la Junta ¿por socialista quizás el autobús? 
No parece que sea sólo por ello, algo más debe estar ocurriendo en el consorcio que preside el amigo Pepe Román, en otros tiempos primer representante de Izquierda Unida en la provincia, parlamentario andaluz por esa coalición y hoy mandamás del transporte. 

La Junta, dicen en los ayuntamientos, quiere mandar en el consorcio pero que lo paguemos nosotros. 
Esa es una línea de trabajo en la que se mueve muy bien la Junta. 
Yo mando, yo dirijo, yo adjudico, yo contrato y a la hora de pagar lo hacemos a medias, claro que mi parte no aparece casi nunca por culpa de los recortes del gobierno central.

María no quiere guerrear, dice, pero en el fondo le va la marcha. 
No le importa meterse en cualquier charco, le encanta nadar contra corriente, cuando encima es a favor de ella la satisfacción se le nota en la cara. 
Y lo dice con una sensación de alegría que llama la atención. 

Se marcha del consorcio y lo está disfrutando. 
Se presenta a una reunión del mismo y es feliz poniendo en solfa su salida del mismo. 
Más que su salida, su marcha, más que su marcha, su desplante. 
Y ahí deja a Pepe Román y a su consorcio solo y abandonado de su primer y más importante socio. 

El consorcio sin María ya no será el mismo. 
Lo sabe Román. 
Es el momento de sentarse a dialogar. 
Entiendo que Pepe no puede ni sería solución hacerlo con María, tendrá que buscar algún interlocutor que esté por encima de ella y que pueda darle la orden de subirse de nuevo al autobús de la Junta. 

No vemos a otra persona que pueda hacerlo que no sea Luis Ro, alcalde del ayuntamiento representado por María Muñiz en el consorcio de transporte. 
Lo que no sabemos es si quiere darle esa orden. 
¿Se la quiere dar señor alcalde? 
Nos gustaría saberlo.

Sería necesario que alguien explicara las implicaciones que para los ciudadanos tiene la bajada del autobús de la señora Muñiz. 
El miedo es que ante estas acciones de los políticos siempre alguien se ve perjudicado, y eso queremos saber. 
¿A quién, cuántos y de dónde son los ciudadanos que pagarán el pato de la bajada del bus de la señora Muñiz?


No hay comentarios:

Publicar un comentario