martes, 14 de octubre de 2014

Presupuestos ¿qué presupuestos?

Cuentas

Las cuentas de Rajoy para el 2015 sólo gustan al Pp


Nada hay en política más atacable que unos presupuestos. 
Argumentos para su crítica se encuentran en cada página, en cada renglón y hasta en cada frase.
 Si se habla de cifras, y a ellas al final llegamos, no hay ni una, por muy alta que sea, que se escape de la cháchara del político. 

Ellos no se cansan de palabrería (su sueldo en ellas descansan) bien sea estando en el gobierno o en la oposición. 
No les importa, son así, defender hoy lo que mañana tendrán que atacar. 
Los del Pp defienden hoy las cuentas de Rajoy para Almería, mañana le tocará al Psoe defender las de Susana. 
Lo que hoy es bueno para unos y malo para los otros, mañana será al contrario, y así llevan desde los últimos años de la década de los setenta, en que en nuestro país se pudo empezar a criticar a la política y a los políticos. 

Lo que uno esperaba es que con el tiempo serían capaces de ser (ya veo no lo hemos logrado) lo suficientemente serios, nobles y honrados como para no seguir intentando engañar al personal. 
Lo siguen haciendo.
Las cuentas son las que son, ellas, pobres en tiempos de crisis, no engañan a nadie. 
Están ahí para que unos las ataquen y otros las defiendan. 

Lo que nos preguntamos los silentes es si se han gastado las del catorce y las del trece, que eso sí que tiene guasa. 
Nos tienen acostumbrados a que cada año nos ponen o cuantifican las mismas inversiones y sus millones (deben ser minolles y por eso no se los pueden gastar), pero lo normal es que no se ejecuten y se dejen para el ejercicio siguiente, y el siguiente, y así durante algunos años, hasta lustros han pasado, y no sé si han llegado a décadas, pero se le acercan. 

Digan ustedes, señores del Pp y del Psoe lo que quieran sobre sus presupuestos, ya no nos lo vamos a creer.
Que vuelvan las obras del Ave es lo que queremos y no se paren hasta que no veamos llegar la larga máquina del tren de alta velocidad español.
 Que se acabe la A-7. 
Que se construya de una vez y por todas el paso a nivel del Puche. 
Que de verdad le digamos adiós a los problemas de la Balsa del Sapo. 
Y para qué hablar de las playas y sus esperados espigones. 
Veo echando arena durante muchos años aún en la playa de Costacabana. 

¿Y de los de la Junta qué me dice? 
Que nos volverán a tomar el pelo como viene siendo costumbre cada año, ya lo verán ustedes cuando aparezcan. 
Es la ley de la política.


No hay comentarios:

Publicar un comentario