viernes, 10 de octubre de 2014

¿Mienten los sindicatos o el SAS?

Sanidad

¿Hay falsedad en los sindicatos sobre el Hospital de la Inmaculada?



Si nos atenemos a lo manifestado por la delegación de salud y su responsable, Alfredo Valdivia, los sindicatos y Rosalía Espinosa han falseado la realidad que se vive en el hospital de la Inmaculada. 

Estaba enfadado don Alfredo, con la cara congestionada mientras manifestaba que los sindicatos y la señora del Pp mentían a los ciudadanos al decir que se cerraban habitaciones, cuando sólo se reservaban. 
¿Falsear es lo mismo que mentir? Pues mentían. 
¿Cerrar es lo mismo que reservar? Pues cerraban.

Vamos por partes.
Una manifestación en las puertas del hospital, con representación de todos los sindicatos y vecinos del municipio, puso en pie de guerra a la delegación. 
En ella se acusaba del cierre de veinte habitaciones del área de cirugía, lo que llevaba a preguntarse ¿si se cierran habitaciones de cirugía, se cierran quirófanos? 
Parece evidente la pregunta, y la respuesta más lógica es la de que también se cierra quirófanos. 

Esa lógica evidencia no estaba dispuesta a permitirla la junta y lanzó al delegado de Almería al cuello de los artífices de tamaño engaño, dijeron. 
Y se lanzó, vaya si se lanzó. 

Duro estuvo aquellos días don Alfredo en los medios y en su cara se notaba el daño que le había producido la manifestación en la puerta del hospital. 
Desde ese momento su delegación no ha dejado de mandar notas a favor de la sanidad pública, del hospital de H. Overa, de lo bien que funciona, de lo maravillosos que son sus profesionales y de que lo hace al cien por cien.

Doña Rosalía se ha mantenido en su tesis, el sindicato médico hasta ha pensado llevar a los tribunales al delegado, pero, y los llamados sindicatos de clase, Ugt y Comisiones que estaban en la puertas del hospital y están dando la callada por respuesta. 
¿Qué piensan? 

¿Quién mentía o falseaba la realidad del hospital, ellos o don Alfredo? 
No les he visto en los medios informativos defendiendo su postura, aquella que les llevó a estar en las puertas de un hospital. 
¿Y lo que me pregunto es si estuvieron empujados-obligados por alguien o algo? 
¿Les pusieron una pistola en el pecho? 
Es llamativo que el delegado les haya llamado farsantes- mentirosos, y ustedes, que se pican por nada, no hayan dicho aún esta boca es mía. 
¿No será ahora cuando les están empujando-obligando a apretar las mandíbulas y tragarse el sapo que propaga el Sas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario