lunes, 27 de octubre de 2014

Filtrar información

Rogelio Mena

El alcalde de Albox denuncia al portavoz del Pp por filtrar información



¿Qué es más importante la filtración en sí o la información que se filtraba? 

En éste país de filtraciones sabemos demasiado. 
Si nos favorece, albricias, si no, fastidio y denuncia al canto. 
¿Qué es lo que más le ha molestado a Rogelio Mena la filtración del señor Pérez o que el ciudadano se ha enterado de que él informa a la oposición cómo y cuando quiere? 

Si el portavoz del Pp no hubiera filtrado la información, que por cierto era pública, en un par de días habríamos tenido conocimiento de ella. 
No se entiende la denuncia aunque se pueda comprender el enfado del señor alcalde. 

Don Rogelio, que ha logrado un hito histórico en Albox, como es lograr el agua buena para sus vecinos, no parece tener el mismo talante a la hora de solucionar problemas de cocina interna. 
No será que lo intenta en plan elefante, y ya sabemos lo que un elefante consigue en una cacharrería. 
El éxito del agua lo oscurece el alcalde con salidas de tono como la actual contra la oposición que sólo le traen complicaciones, demuestran malos modos políticos y falta de respeto a la democracia. 

No dar información es un delito, y eso es de lo que se acusa al alcalde albojense. 
Con todo, no creo que esto sea lo que más le fastidia al señor Mena.

Debería saber el señor Mena que no es el primer alcalde de nuestra provincia al que se le condena por no dar información a la oposición, y eso supone casi siempre la inhabilitación para cargo público. 
Poner en peligro una carrera tras conseguir la gran reivindicación de Albox no deja de ser una estupidez. Guardar las formas, no comportarse como un elefante en una alfarería de Níjar sería más oportuno. 

La llegada del agua buena a los grifos de Albox era algo esperado por los vecinos desde hace siglos. 
La llegada no ha sido gratis, y los recibos recogen como aumenta el precio del liquido que sale por las cañerías en más de un treinta por ciento. 
El Pp lo viene denunciando y pone de los nervios al señor alcalde. 

¿Están los vecinos en contra de la subida o la asumen por la calidad del agua? 
Si están a favor del agua y entienden la subida, no sé a qué vienen los nervios, alcalde.

Si algo le sobra a la política son las salidas de tono de unos y de otros. 
Si algo necesita la política es que los protagonistas no se pongan nerviosos. 
Al final perdemos los de siempre, los ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario