jueves, 25 de septiembre de 2014

Los curas y la infancia

Comunión

El cura de Tahal le negó la comunión por estar hablando


El pasado día catorce de septiembre, domingo para más señas, el serrano pueblo almeriense de Tahal celebraba uno de sus días más grandes, el dedicado a su Cristo del Consuelo. 
La iglesia estaba a rebosar, engalanada ella y los vecinos allí reunidos. 
No cabía ni un alfiler y es que el pueblo, como viene ocurriendo cada año se vuelca con los actos dedicados a su Cristo. 
El ambiente festivo que se vivía en la iglesia y en su entorno ponía el color a una mañana que se presagiaba calurosa, pero que no les preocupaba a unos vecinos entregados al Santo Cristo del Consuelo, lo más grande que tiene Tahal.

Con sus nueve años recién cumplidos, con su primera comunión recibida el pasado mayo aún en el recuerdo, con su participación por primera vez como monaguillo en la última Semana Santa, se acercaba con ilusión a recibir la comunión. 

¿Qué se le puede pasar por la cabeza a un adulto, cura para más señales, que en ese momento tan importante para un crío de nueve años le niega la oblea en la que él cree que está Dios? 
¿Qué podemos pensar nosotros, padres de esas criaturas, de un cura que hace que nuestro hijo de nueve años se retire del altar, con las lágrimas corriendo sobre su rostro, avergonzado ante un pueblo, sin poder entender lo que ha ocurrido y el por qué? 
¿Qué de malo habría hecho el chaval para que el cura le negara la hostia consagrada, se preguntaban los que sí la recibían?

La única explicación que ofreció el señor cura cuando se le preguntó es que el crio se pasó la misa hablando con otros niños, y que por ello no le dio la comunión. 
¡Valiente cura el de Tahal! 
Si por él fuese es de imaginar que le habría puesto una mordaza para que no hablara y unas cadenas para que no se moviera. 
Y eso a un crío de nueve años. 
El mismo que estuvo durante Semana Santa de monaguillo en la iglesia y que en mayo tomaba la primera comunión. 
¡Qué pecado tan grande el cometido!


Había que saber si él tenía algo que decir, y lo dijo. 
Sí, es cierto que había hablado durante la misa, pero que lo hizo para que se callaran los niños más pequeños que estaban a su lado y que no paraban de hacerlo. 
No lo debió ver así el señor cura y pagó el justo por los pequeños ¿pecadores parlanchines?.

Y el justo, señor cura, por si no lo sabía, sólo tenía nueve años y una ilusión: Recibir la comunión. 
Usted se la negó y las lágrimas de ese crio se han convertido en su pecado y en su penitencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario