miércoles, 3 de septiembre de 2014

Lío en Carboneras

Carboneras

La presidenta del Psoe, Susana Díaz, quiere una cabeza


La decisión del Psoe carbonero, pone en un brete a su partido, a la junta y a sus dirigentes, tanto en Sevilla como en Almería. 
En la prevista reunión debe caer una cabeza. 
Así lo exigen aquellos que estiman que no se puede tratar a la junta y al partido como lo han hecho lo socialistas municipales de Carboneras. 

Reconozcamos que ha sido muy duro, que le han echado un pulso a la presidenta, que la han acusado de unos cuantos delitos y que alguien lo tiene que pagar. 
La pregunta: 
¿sólo alguien de Carboneras, o la caza puede ir por algún dirigente más de la capital? 
Está bien lo de llamar a capitulo y cerrar una polémica, ¿pero no creen ustedes que se tendría que haber cerrado hace mucho tiempo? 

La postura de los socialistas de Carboneras se conoce desde hace mucho tiempo, nadie se puede hacer de nuevas ahora y menos el secretario general del partido en la provincia, José Luis Sánchez Teruel. 
Si alguien tenía que haber solucionado el problema indudablemente era él. 
Si en Carboneras le han medito el dedo en  el ojo a la presidenta ha sido por su culpa, estaba avisado de lo que se cocía en el pueblico y no puso, o no quiso, o no pudo poner remedio. 

¿Se está preguntando Susana qué secretario general tiene en Almería? 
Es posible que así sea, y que no sólo se esté pidiendo una cabeza de Carboneras, también parece de lógica que en estos momentos la suya pueda estar en la cuerda floja. 
Otra como esta y tiene firmada su sentencia de muerte política.

La postura del Psoe de Carboneras, como dice el alcalde es pura estrategia política de cara a los vecinos. Con un pueblo a favor de la apertura del hotel, no hacerse oír y con fuerza es dejar el pueblo en manos del Pp y de los independientes. 
Lo saben en el pueblo y lo saben en la capital. 
¿Lo saben en Sevilla? 
Lo saben, pero en las alturas lo que le pueda ocurrir al partido en un pueblo de la lejana Almería les importa muy poco, tan poco que puede cerrar el chiringuito socialista por una temporada sin despeinarse la señora presidenta.


A la espera de la reunión nos quedamos. 
Complicada reunión, qué duda cabe, pues la postura de Sevilla es contundente: 
Queremos la cabeza de alguien. 
¿Sólo una? 
Puede que se estén pidiendo dos. 
¿Peligra la de Sánchez Teruel? 
Como la de San Juan puede estar en unos días sobre una bandeja ante una mujer. 
Así de dura es la política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario