viernes, 8 de junio de 2012

Paco Góngora




                                 El presidente de Hortyfruta






Se le nota feliz al actual presidente de Hortyfruta


Llevo algún tiempo con la intención de escribir sobre Hortyfruta y su actual presidente.
Escribir para bien, aunque a algún lector le cueste trabajo creerlo.
Me encanta, aunque no lo parezca, escribir bien sobre la gente que manda en nuestra tierra, pero cuesta tanto trabajo poder hacerlo.
¿Mucho chorizo?
¡Demasiado!
Cada santo, si es que hay más de uno, tiene que aguantar su vela, y el cirio de Francisco Góngora debe ser encendido.

Paco Góngora llegó a la organización andaluza de frutas y hortalizas en unos momentos delicados para la misma.
¿Sólo delicados?
No dábamos un duro por ella, cierto es.
Los dos sindicatos agrarios con mayor poder (Asaja y Coag) se habían levantado de la mesa tras dar un puñetazo y las alhóndigas no estaban por la labor de incorporarse a una organización que lo único que intentaba era mantener el poder sin dar opciones a los llamados socios.

Le deseábamos a Paco que tuviera suerte en su duro trabajo, que la iba a necesitar.
No sé con exactitud el tiempo que ha pasado desde entonces, pero una de las premisas que se puso el presidente en su toma de posesión se ha cumplido.

La derecha agrícola almeriense ya está dentro de de Hortyfruta.
Es la más importante de Andalucía.
¿No la quería dentro el anterior presidente?


Ecohal ya está dentro de Hortyfruta.
Es lo mismo que decir:

La derecha agrícola está conmigo.

No podemos ni debemos olvidar que Ecohal es la más importante organizaciòn empresarial del campo almeriense.
Y al decir almeriense estamos hablando de Andalucía.
¿Por qué el anterior presidente, puesto por el Psoe, no la quería dentro?
Alguien nos lo tenía que contar.
La llegada de Ecohal es todo un éxito que hay que anotar en el haber de Francisco Góngora.
Hortyfruta, nacida al amparo de la Junta del Psoe, no había demostrado ganas o deseos de ser una organización abierta a todos los sectores del campo.
La voz se impuso, se obligó desde el poder, y la organización tenía todas las papeletas para desaparecer en los tiempos revueltos que se viven.

Unos (Ecohal) porque desde el principio no participaban, los otros (sindicatos) porque se vieron la manipulación que de ellos se quería hacer.

Y en esto llegó Paco Góngora.
No ha conseguido aún todo lo que se propuso, los sindicatos han manifestado que todavía no se dan las circunstancias para que vuelvan a la organización, pero he notado en sus palabras que hay una puerta abierta para las negociaciones.

Paco y Andrés, las todavía disidentes voces para Hortyfruta y su devenir.
Añadamos que no todos los sindicatos.
Upa como siempre a lo que diga la Junta y el Psoe de José Antonio Griñán, pero mientras Andrés y Paco (Coag y Asaja) tengan el mando en los invernaderos, la Upa tiene poco o casi nada que decir en esta guerra.

Si es así, en un tiempo Góngora puede apuntarse otro tanto en su carrera como presidente de la más importante representación andaluza del sector de las frutas y las hortalizas.
El problema, por lo que estamos viendo con la llegada de Góngora no estaba en la organización en sí, sino en la persona que la representaba.
Cuestión que ocurre en casi todos los estamentos y organizaciones en la que los políticos tienen algo que opinar.
Meten la mano y la fastidian.
Más bien parece que lo que meten es la pata y hasta el corvejón.
Cuando estos desaparecen (los políticos), cuando dejan que sean manos ajenas a ellos los que lleven las riendas (y sin presiones), se demuestra que las cosas se pueden hacer mejor.
Evidente.
El problema lo crean aquellos que entienden que son los "puñeteros amos del cortijo", en vez de servidores del mismo.
Si los políticos que soportamos trabajaran como parece lo está haciendo el actual presidente de Hortyfruta, otro gallo nos cantaría en el amanecer de cada mañana.

Pd.
Tengo que decirles que no era mi intención hablar de cerveza, y menos traerla así, en foto, pero se ha empeñado el gallo.
Asegura que por la mañana, y tras la pelea de la noche, es lo que mejor le sienta y le pone, vaya si le pone.
Es una alegría oírle cantar.
Quien se puede resistir a tan hermosa petición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario